Pernille Harder hace historia

La goleadora de la selección de Dinamarca pasó al Chelsea por 350.000 euros. La cifra es la más cara de la historia en el fútbol femenino, aunque todavía está muy lejos de la opulencia del masculino. 

La delantera danesa Pernille Harder, una de las mejores del mundo, protagonizó en estos primeros días de septiembre la transferencia más cara de la historia del fútbol femenino, al pasar del Wolfsburgo alemán al Chelsea inglés en una cifra estimada en los 350.000 euros.

Los números de la transferencia reflejan las enormes diferencias que todavía existen entre el fútbol masculino y el femenino: el pase más caro entre los hombres, el del brasileño Neymar de Barcelona a Paris Saint Germain, fue de 222 millones de la moneda europea.

Harder, de 27 años, tenía un año más de contrato con Wolfsburgo, en el que jugó las últimas tres temporadas y media y donde se convirtió en una de las mejores goleadoras del Viejo Continente.

En esta campaña anotó 27 goles en la Bundesliga femenina para un total de 103 con el conjunto germano, con el que perdió el pasado domingo la final de la Champions femenina ante Olympique de Lyon, de Francia.

«Estoy muy orgullosa de los tres años y medio que pasé en Wolfsburg y de todo lo que logré con el club durante este tiempo. Es genial poder vivir el sueño que tuve cuando era niña. Ahora tengo muchas ganas de comenzar un nuevo capítulo en Inglaterra con todos los nuevos desafíos que implicará», señaló Harder.

Y además destacó que «el desarrollo de este club (Chelsea) ha sido asombroso en los últimos años y creo que podemos ganar todo en Inglaterra, pero también en Europa».

Su debut podría ser este domingo, ante el Manchester United, en la primera jornada de la Premier.

Historia deportiva

La delantera, luego de jugar cinco años en su país (Viborg y el IK Skovbakken), decidió cruzar el mar para jugar en la vecina Suecia. Ya instalada en una Liga con mayor competencia, la futbolista defendió los colores del Linköpings Fotboll Club, donde no demoró en consagrarse como una de las mejores jugadoras del fútbol sueco. Jugó desde 2012 hasta 2016.

En los comienzos de 2017 Harder comenzaría a vestir la camiseta del poderoso Wolfsburgo, con el que obtendría cuatro títulos en la Bundesliga, otros cuatro en copas nacionales y dos subcampeonatos en la Liga de Campeones.

Un beso como bandera

Su imagen se replicó en las redes en una captura fotográfica del Mundial de Francia del año pasado: cuando se besó en el estadio parisino de los Príncipes con su novia, la defensora sueca Magdalena Eriksson, para celebrar el pase de la escuadra nórdica a los cuartos de final de la Copa del Mundo.

«La reacción fue sencillamente increíble», comentó la joven de 27 años en una entrevista a FIFA.com. «Recibimos muchísimos comentarios agradables de todos los lugares del mundo -recordó-. La foto hizo que Magda y yo nos diésemos cuenta de que somos referentes no solamente en el fútbol sino también en ese ámbito. Es algo que hemos aceptado. Sabemos que somos afortunadas por sentirnos seguras y tranquilas a la hora de mostrarnos abiertas con nuestra relación».

Desde el Mundial, la pareja de jugadoras aprovechó su exposición para enarbolar la bandera del colectivo LGTBI, a través de la campaña ‘Play Proud’ y de mensajes en sus redes sociales.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here