A lo «Barba» Domínguez

El DT sabalero reunió a todo el fútbol de Colón, ellas y ellos fueron parte de la producción fotográfica de la nueva camiseta del campeón. La capitana Joana Carrizo habla del entrenador, del acercamiento al fútbol femenino, de promesas y un apoyo inesperado.  

Por Gastón Chansard
Fotos: cortesía Joana Carrizo

«Me sonó el teléfono y era Eduardo Domínguez». El DT del plantel profesional masculino de Colón se comunicó con Joana Anahí Carrizo, la capitana sabalera, para ser parte de la producción fotográfica de la nueva camiseta rojinegra.

¿La invitación te la hizo el mismísimo Domínguez? «Sí, la invitación fue de Eduardo Domínguez, me llamó personalmente para ver si podía asistir», responde la jugadora ante la consulta de La Diez.

El convite no quedó en la capitana, el popular “Barba” le pidió que vaya con otras tres jugadoras del plantel, «cuando les dije a las pibas no lo podían creer, estaban muy emocionadas». Melani Braca, Shirley Gamarra y Agustina Almada también integrarán un retrato histórico.

El martes 31 de agosto fue el día de las fotos y el encuentro menos pensado por las jugadoras. Joana Carrizo asegura que de todo lo que habló con Domínguez se queda con que «para él es importante ver crecer al fútbol femenino de Colón y también el valor de poder hacer lo que esté a su alcance para nosotras». En tanto, cuando habla de la producción fotográfica dice que «fue genial, fueron muy atentos y nos recibieron de la mejor manera».

La experiencia todavía la mantiene con la emoción a flor de piel, «los jugadores estuvieron atentos y muy respetuosos, fue una tarde divina donde la pasamos muy bien, hubo chistes en general y buena onda, como si nos conociéramos todos desde hace mucho tiempo. No hubo división de los unos con los otros y eso fue lo más importante, hoy en día al fútbol femenino ya se lo ve y se lo toma de otra manera».

“Es el mejor”

La imagen de Eduardo Domínguez vuela alto en el mundo Colón, y el tipo parece tener la fórmula de cómo volar. «El DT siempre fue muy amble, caballero y dispuesto a hablar, e incluso quedó en charlar con nosotras, hablar del club, y nos hizo la promesa de visitarnos en una práctica».

El accionar del entrenador se asemeja al trabajo que debería realizar un buen «dirigente», pero esa palabra compleja en el barrio Centenario no aparece en el vocabulario de la futbolista y enfermera del Hospital Cullen. «Es una gran persona, con mucha personalidad y humanidad, y no me dejó dudas de por qué es el mejor. Seguiré en contacto con él para coordinar cosas para nosotras. Resta esperar y confiar en su palabra para que pronto llegue ese apoyo que necesitamos».

Joana también dice que «de a poco van a ir surgiendo cosas lindas, si llega su apoyo eso será muy importante, nos va a dar más ganas de seguir creciendo, necesitamos esa clase de apoyos».

El entrenador declaró varias veces que quiere dejar algo más que buenos resultados en Colón, quiere «un club más grande en todo sentido». Domínguez, cuando llegó por segunda vez a Colón, se adueñó del fútbol profesional y lo llevó a obtener la tan ansiada estrella para la ciudad de Santa Fe. Lo que nadie podía imaginar es que también se iba a interesar por la realidad del fútbol femenino del club.

La histórica mansión de la costanera santafesina fue escenario de la reunión que puso cara a cara a los jugadores Farías, Garcés, Burián y Bernardi con las jugadoras Almada, Gamarra, Braca y Carrizo. Pasaron las fotos y una producción que muy pronto saldrá a la luz, quedó Domínguez y un halo de esperanza para las futbolistas sabaleras.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here