NWSL: Rapinoe y dos goles con asistencia récord

Este domingo, en la victoria del OL Reign sobre el Portland Thorns, la liga de fútbol femenino de Estados Unidos registró su mayor número de asistentes a un partido: 27.248 personas. Un avance importante en un país caracterizado por su apuesta a la disciplina pero con poco fútbol en grandes estadios. «Con suerte esto es una señal de que las cosas van hacia adelante», señaló Rapinoe.

Estados Unidos es una potencia del fútbol femenino, lo sabemos. Ganó la Copa del Mundo en cuatro ocasiones; se colgó la medalla de oro en cuatro Juegos Olímpicos, y muy pocas veces bajo del podio en ambas competencias.

Desde 1972, con la aprobación de la Ley Title IX, el gigante del norte modificó la estructura del fútbol femenino en su país y puso en igualdad de condiciones las posibilidades de practicarlo tanto para varones como para mujeres. Desde entonces las universidades yanquis destinan el mismo presupuesto al fútbol masculino y al femenino, por lo cual muchas mujeres eligen este deporte para desarrollarlo a la par de sus carreras.

Con estos antecedentes suena raro -e increíble- que recién este domingo 29 de agosto un partido de la National Women’s Soccer League (NWSL) haya congregado a 27.248 asistentes, bastante lejos igual de los 60.739 espectadores del Atlético de Madrid – Barcelona (marzo 2019), de los 31.213 asistentes al clásico de Manchester (septiembre 2019) o de las 51.211 personas que se dieron cita para la final entre Tigres y Las Rayadas, el gran clásico de la ciudad de Monterrey, México (mayo 2018).

Este domingo, el OL Reign, un equipo que cuenta con estrellas del fútbol mundial como las yanquis Megan Rapinoe y Rose Lavelle, la francesa Eugénie Le Sommer, la alemana Dzsenifer Marozsán y le canadiense Quinn, reciente oro olímpico con Canadá, tuvo por primera vez un escenario acorde a su constelación de futbolistas.

En el Lumen Field de la ciudad de Seattle, 27.248 personas vieron la victoria del equipo de Rapinoe, quien además marcó los dos goles. Al finalizar el encuentro, la star estadounidense comentó: «Es difícil, honestamente, no tener una sensación un poco agridulce. Que esta sea la primera vez que jugamos en un estadio grande como este… solo pienso en que podría haber sido antes».

Rapinoe nunca se calla lo que piensa y es una de las abanderadas de los reclamos de las futbolistas en Estados Unidos. «Con suerte esto es una señal de que las cosas van hacia adelante. Merecemos jugar en un estadio más grande. Merecemos jugar en este estadio», sentenció.

El encuentro entre las de Seattle y las de Portland es considerado un clásico, pero cuando a las primeras les ha tocado ser locales siempre lo han hecho en el Memorial Stadium -un estadio deteriorado y que no tiene agua potable- o en el Cheney Stadium en Tacoma -un espacio construido para las ligas menores de béisbol-. «Eso cambió el domingo, aunque solo sea por una pintoresca tarde de finales de verano en el Lumen Field del tamaño de la NFL», reporta el seattletimes.com.

La asistencia a este partido superó el récord que tenía hasta el momento la NWSL: 25.218 personas en un encuentro entre el Portland Thorns y North Carolina Courage (agosto 2019), en el Providence Park. La multitud más grande que había presenciado un partido del OL Reign antes del domingo fue de 7479 en Cheney (julio 2019).

 

Y el fútbol

En la estricta acción en el campo de juego, Rapinoe abrió el marcador en el minuto 16 con un zurdazo que se metió abajo, contra el palo derecho de la arquera Bella Bixby. A los 40 minutos aumentó la diferencia anotando el segundo de penal.

El descuento del Portland llegó sobre el cierre del primer tiempo cuando la delantera Angela Salem agarró de volea un despeje en la puerta del área y la mandó al fondo del arco defendido por la francesa Sarah Bouhaddi.

El marcador no se movió en el segundo tiempo y la arquera del Reign tuvo mucho que ver con eso ya que a 10 minutos del final le tapó un mano a mano clave a Morgan Weaver.

Con esta victoria, el OL Reign sigue tercero en la clasificación de la NWSL (25 puntos) y además le puso fin a la racha de 10 partidos sin derrotas del Portland, que igualmente es líder con 32 unidades.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here