Adiós a las «cláusulas anti-embarazo»

La capitana de Estados Unidos, Alex Morgan, entrenando durante su embarazo.

La FIFA estipuló que los clubes deberán garantizar 14 semanas de baja remunerada a las futbolistas que hayan quedado embarazadas y una prohibición de despedirlas durante ese período. 

La FIFA anunció este jueves un histórico cambio en el fútbol. La entidad con base en Suiza confirmó que protegerá mejor a las jugadoras embarazadas e impondrá a sus 211 países miembros una baja de maternidad de “al menos 14 semanas” a partir de 2021, así también como una prohibición de despedirlas durante ese período.

“Queremos ver a más mujeres jugar a fútbol y al mismo tiempo tener una familia”, señaló a la prensa Sarai Bareman, responsable de fútbol femenino en el seno de la casa madre del fútbol a nivel global, tras una reunión de la comisión.

La FIFA ya anticipó que en el próximo congreso de su Consejo a realizarse en diciembre, propondrá una serie de medidas que se aplicarán de inmediato en todas las federaciones, que hasta el momento ofrecen un marco desigual según las legislaciones y prácticas locales.

A partir de estas normas, los clubes que juegan a nivel internacional, por lo tanto bajo jurisdicción de la FIFA, deberán proponer una baja de maternidad de «al menos catorce semanas, de las que ocho serán después del nacimiento», y remuneradas «al menos con los dos tercios de su salario contractual». Durante esta época, los clubes podrán fichar a una jugadora para suplir a la embarazada, aunque estén fuera del período de fichajes, con la posibilidad de integrarla a largo plazo si ambas partes están de acuerdo.

Así, estará prohibido «cuestionar la validez de sus contratos por el hecho de que las jugadoras se queden embarazadas». En caso de despido por este motivo, el club será sancionado económica y deportivamente y estará suspendido durante un año del mercado de fichajes. Luego, tras la baja de maternidad, los clubes deberán «reintegrar a las jugadoras y facilitarlas un apoyo médico y físico apropiado», precisó García, quien además aseguró que la futbolista podrá «dar el pecho o sacar su leche» en «locales adaptados» por su club.

La medida está considerada como un paso crucial en la profesionalización del fútbol femenino y en el respeto a la vida familiar de las jugadoras, tras un exitoso Mundial en 2019 y un aumento de las inversiones de clubes de elite en filiales femeninas. Justamente, la delantera estadounidense Alex Morgan, que el año pasado ganó el Mundial, firmó con Tottenham en septiembre, cuatro meses después de dar a luz a su primer hijo y ya disputó su primer juego este mes.

La AFA se actualiza: un embarazo no es una lesión

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here