San Lorenzo se llevó una perla santafesina

Se trata de la futbolista Brisa Gallo. Dejó Unión para dar el salto al fútbol de AFA y vestir la camiseta del Ciclón, junto a las santafesinas Macarena Sánchez y Gisel Vidal. Sueña con «debutar en Primera con San Lorenzo, vestir la albiceleste y más adelante irme a jugar afuera».

Brisa Gallo tiene 19 años, fue una jugadora muy destacada de Unión, parte de los planteles que lograron campeonatos locales y la Copa Santa Fe 2019, y una de las figuras del último Torneo Nacional de Ligas, donde el seleccionado santafesino alcanzó el subcampeonato. La futbolista santafesina, de gran capacidad técnica, se desempeñó como carrilera y como delantera.

Los muy buenos antecedentes deportivos tuvieron sus frutos y hoy, mucho más cerca del inicio del torneo de Primera División de AFA, Brisa practica en Buenos Aires y sueña con debutar con la camiseta de San Lorenzo de Almagro. Después de varios años vistiendo los colores del Tate, en una mano a mano con La Diez nos cuenta el presente en el club porteño.

-¿Cómo se dio tu llegada a San Lorenzo?

-Un dirigente de San Lorenzo me llamó y me dijo que le gustaría que sea parte, me invitó a hacer pruebas en enero de este año. Viajé a la pretemporada y desde ahí estoy en el club, por la pandemia me tuve que volver a Santa Fe, pero volví hace tres semanas a Buenos Aires.

-¿Vas a formar parte de la Reserva o del plantel de Primera?

-A principio de año entrené para ambos y ahora estoy con el plantel de Primera. Creo que por el tema de edad es muy probable que forme parte de la Primera.

San Lorenzo fue el primer club en profesionalizar a parte de su plantel y ofrecer al resto de sus jugadoras buenas condiciones para poder dedicarse al fútbol. Es una de las instituciones que mayor seriedad y compromiso está demostrando con el desarrollo del fútbol femenino.

Brisa aún no firmó un contrato con el club de Boedo, pero la oferta inicial -además del gran salto a Buenos Aires- la convenció. «Más allá de todo lo que el club pueda darme, me quedo con el alojamiento, eso fue importantísimo para mí. Yo quería crecer futbolísticamente y ya estar acá; tener un lugar donde descansar y que lo demás se vaya dando de a poco.

-¿Cómo fue la vuelta a los entrenamientos?

-Muy linda, es empezar todo de vuelta, pero los seis meses de pandemia entrenamos mucho y cuando supimos que debíamos volver nos entrenamos todas mucho más. Por suerte me sentí muy bien.

-¿Cómo fue el recibimiento del resto del plantel?

-Todavía no nos vimos con todas, estamos en burbujas separadas. Pero con mi grupo muy bien, por suerte la mayoría son con las que comparto pensión.

-¿Es importante tener a una ex compañera como la «Gringa» Vidal?

-Si, por suerte me siento acompañada desde que llegué. Nunca me sentí sola, siempre está ayudándome o viendo si estoy bien, es muy compañera conmigo.

-¿Hay mucha diferencia en el sistema de entrenamientos?

-Sí, mucha, es otro nivel el entrenamiento de acá, un nivel al que yo no estaba acostumbrada.

-¿Hablaste con el DT sobre el sistema de juego y en que posición te quiere utilizar?

-Juegan más con línea de tres y desde que llegué solo entreno como lateral por izquierda. No estoy acostumbrada pero es algo que con el tiempo voy aprendiendo.

-¿Cuáles son tus objetivos ahora que diste el salto al fútbol de Buenos Aires?

-El primero es debutar en la primera de San Lorenzo, después vestir la Albiceleste y más adelante irme a jugar afuera, pero mientras tanto quiero seguir creciendo y aprendiendo.

-¿Es la gran oportunidad que estabas esperando?

-Es una oportunidad que nunca esperé que me llegue, pero sí quería que pase. Ser del interior y estar acá ya es un gran paso para mí.

-¿Qué te dejó Unión?

-Todo, pasé los cuatro años más lindos ahí adentro. Me enseñó muchísimo y crecí como persona. Y además de lo futbolístico, el sentido de pertenencia es lo más importante que me dejó Unión.

Fotos: Archivo La Diez y @PatoMaldonado.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here