Lo dijo Vanina Correa, la arquera que brilló en el Mundial de Francia. A un año del gran partido ante Inglaterra la rosarina sacó conclusiones de la Copa del Mundo, habló del presente y el futuro de nuestro fútbol.

Vanina Correa tiene una larga trayectoria como futbolista en nuestro país. Desde su Rosario natal pudo dar el gran salto a Buenos Aires entre los años 2003 y 2009, cuando defendió el arco de Boca Juniors y Banfield, luego regresó a su ciudad para jugar en Renato Cesarini, Social Lux y Rosario Central. En el medio de una carrera que comenzó con el siglo Vanina estuvo presente en los mundiales de 2003 y 2007, y doce años después, cuando Argentina regresó a la máxima cita internacional, fue la arquera titular y una de las grandes figuras del seleccionado.

El regreso del Mundial de Francia y la llegada del semiprofesionalismo al fútbol argentino la llevó nuevamente a Buenos Aires, esta vez para compartir el plantel con Macarena Sánchez en San Lorenzo de Almagro.

Hace un año exacto Argentina se enfrentaba a la poderosa Inglaterra en la ciudad de El Havre, en las costas del Canal de la Mancha. Ese 14 de junio de 2019 Vanina Correa no tuvo el partido perfecto porque la albiceleste perdió, pero el resto fue inolvidable, hasta con un penal atajado.

Máxima concentración en la previa del duelo por el repechaje, camino al Mundial, frente a Panamá. Foto: Gustavo Rodríguez / La Diez

Para entender la dimensión de su actuación no hace falta repasar lo que dijo la propia arquera, vale rescatar lo que dijo el DT inglés (Phil Neville) tras el partido: «Lo suyo hoy fue de una arquera de clase mundial».

La Diez dialogó con la rosarina para recordar el Mundial, sacar conclusiones de la Copa del Mundo y el futuro del fútbol femenino de nuestro país.

-¿Fue un mundial soñado?

-Sí, fue un mundial soñado. Fue el más visto en la historia de los mundiales y en cuanto a nosotras cumplimos con el sueño después de tanto sacrificio. Llegar y representar a nuestro país es lo más lindo que nos pasó.

-¿Con qué partido te quedas?

-En lo personal me quedo con el partido con Inglaterra, por la manera en que se dio todo y en el poder atajar un penal. En lo grupal con el partido contra Japón, fue importante porque era el primer partido del Mundial y enfrentábamos a unos de los campeones del mundo. Dejamos todo y llegamos a un gran empate (0 a 0).

-¿Qué te queda del Mundial?

-Me queda todo, desde que llegamos hasta que nos fuimos, las charlas de fútbol, los mates, las caminatas, las risas, los vestuarios antes y después de cada partido. Me llevé muchas cosas de este Mundial.

-¿Después de Francia 2019 cambió tu vida?

-Después del Mundial de Francia no cambió mucho mi vida, sigo trabajando, entrenando, la diferencia es que ahora juego en San Lorenzo y me reconocen un poco por la calle (risas).

-¿Cambió en algo el fútbol femenino argentino?

-Hubo cambios, tenemos un torneo profesional. Se había armado un Liga Argentina donde íbamos a jugar los equipos profesionales con los del interior, pero con la pandemia estamos a la espera.

-¿Qué opinión tenés con respecto a la salida de varias jugadoras importantes en la Selección?

-Lo que pasó fue una cuestión del técnico, optó por darles minutos a las chicas que en todo el proceso no habían jugado.

-¿Crees que nuestro fútbol femenino va a progresar?

-Estamos en proceso de crecimiento, de armado, creo que tenemos un piso, más abajo no se puede ir, creemos que de ahora en adelante vamos a ir en crecimiento. Estoy segura que el día de mañana las chicas van a vivir del fútbol.

-¿Soñás con estar en el Mundial 2023?

-Sueño con que Argentina clasifique al próximo Mundial y que juegue una final del mundo, conmigo dentro del plantel o no.

-¿Hay material para llegar a esa instancia?

-Sí, tenemos material, solo hay que trabajarlo con las mismas ganas que lo venimos haciendo desde hace años, con la importancia que se merecen las jugadoras.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here