La AFA tomó nota de la lucha y los reclamos de las jugadoras y comienza el camino de la profesionalización del fútbol femenino en el país. 

Por Ileana Manucci

La Asociación del Fútbol Argentino anunció hoy, finalmente, el comienzo de la profesionalización del fútbol femenino. En una conferencia de prensa en Ezeiza, el presidente de AFA, Claudio Tapia, junto a Sergio Marchi, Secretario General de Futbolistas Argentinos Agremiados, firmaron el convenio que establece:

-Incorporar como categoría profesional del fútbol argentino a los equipos de fútbol femenino que participan de la Primera División A.

-Cada uno de estos 16 equipos deberá registrar como mínimo a 8 jugadoras.

-El sueldo básico de estas jugadoras será equivalente a las remuneraciones percibidas por los jugadores de la Primera C ($15.000 aproximadamente).

-Los clubes tendrán un plazo de 60 días para registrar a las futbolistas.

-Estos primeros contratos tendrán vigencia hasta el 30 de julio de 2020; luego podrán realizarse por un mínimo de un año y un máximo de cinco.

-Si el club descendiera, los contratos deberán mantenerse hasta la finalización de los mismos.

-Las jugadoras profesionales deberán mantener su contrato cuando cambien de equipo.

Al momento de tomar la palabra, Tapia, además, agregó que la AFA aportará 120 mil pesos por mes para cada club para comenzar este proceso. También informó que hacia finales de este año o comienzo del otro se jugará una copa federal, con un formato similiar a la Copa Argentina.

Por otro lado, se anunció la creación de una comisión encargada de evaluar la situación de las jugadoras, sus condiciones de entrenamiento y juego. La misma estará integrada por dos miembros de AFA y dos de Futbolistas Agremiados.

Nadie se arrepiente de ser valiente

Las leyes, y los cambios de normativas en general, siempre vienen motorizadas por la lucha del sector que se ve directamente afectado por su ausencia. Más claro: estas medidas jamás hubieran sido posibles sin el trabajo incansable de las mujeres del fútbol.

Aunque durante la conferencia de hoy no se hizo referencia a la lucha que desde hace décadas se viene dando al interior de cada equipo, de cada club, la realidad es que este logro, este ansiado primer paso, tiene en la santafesina Macarena Sánchez Jeanney una de sus grandes responsables.

Foto: Mauricio Centurión.

Macarena fue la primera futbolista que se animó a ir por más y denunciar, pública y legalmente, las condiciones en las cuales las mujeres juegan a este deporte en el país. La triple jornada de trabajo, entrenamiento y estudio, para poder subsistir; los malos tratos y el ninguneo; el no ser nunca una prioridad para los clubes, aunque en muchos casos los equipos femeninos obtengan mejores resultados que los masculinos; tener que pagar las propias jugadoras su ropa, el transporte, el médico y todo lo necesario para jugar.

La santafesina venía desde hacía tiempo visibilizando estas desigualdades en el fútbol femenino, con una fuerte militancia que de a poco comenzó a ser amplificada por buena parte del movimiento de mujeres del país. Esta exposición no fue gratuita para Maca: en enero fue desvinculada de la UAI Urquiza, en medio de la temporada, lo que la dejó sin posibilidades de incorporarse a otro club hasta el final de la misma. Pero Maca fue por todo y demandó a la institución deportiva y a la AFA para que la regularicen como jugadora profesional.

A partir de ahí la bandera del “fútbol femenino profesional” empezó a recorrer el país, en las canchas y en cualquier espacio donde las mujeres estuvieran luchando por sus derechos, y el mundo.

Una bandera que hoy flamea alto, pero que empezó a ser bordada mucho tiempo atrás. Ahí aparecen las Pioneras, esa primeras jugadoras que se animaron a seguir su pasión a pesar de todas las dificultades en épocas mucho más difíciles que las de ahora; las que fueron abriéndose paso en cada club, haciendo miles de esfuerzos, vendiendo rifas y atendiendo la cantina para pagar la ropa, árbitros, los viáticos de alguna compañera.

También aparecen las jugadoras de la Selección Argentina, que en 2017 se le plantaron a la AFA con un paro, luego de no recibir los viáticos (de $150) y de que las hicieran dormir en un colectivo antes de un partido contra Uruguay. La visibilidad total la lograron en la Copa América de Chile, el año pasado, cuando en el mismo campo de juego realizaron un reclamo para ser oídas y respetadas.

Este momento histórico es un logro de la lucha colectiva de jugadoras, ex jugadoras y algunos dirigentes que las han recibido y acompañado. Aunque el presidente de la AFA haya dicho hoy que durante su gestión jamás recibió un reclamo sobre esto, la demanda de Macarena, de la propia Selección Argentina y de cada piba en cada club del país, no puede ser invisibilizada.

Que quede claro, si hoy está comenzando la profesionalización del fútbol femenino es por esa lucha colectiva de las mujeres del fútbol, por la presión social y la repercusión mediática que logró esa lucha. La AFA hace lo que debió hacer hace mucho tiempo atrás, reconocerlas como trabajadoras del fútbol y tratarlas así con un poco más de respeto.

Mirada federal

Desde Santa Fe vemos estas novedades con mucha alegría y entusiasmo, pero no podemos dejar de señalar que el torneo de AFA al que irán los recursos no es federal. A diferencia del campeonato de primera división masculino, donde hay equipos de diferentes provincias, el torneo femenino de AFA sólo está conformado por equipos de la provincia de Buenos Aires.

En este sentido, esperamos expectantes las novedades sobre la creación de esta copa federal, anunciada por Tapia hoy. Sería el primer paso a un torneo federal y, esperemos, con los recursos necesarios y que también se merecen las futbolistas de todo el país.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here