Sigamos por otro camino

0
332

Un hombre agredió a una futbolista en el sur de nuestra provincia, mientras que en Buenos Aires fue maltratada por la Policía una jugadora de la Selección Nacional en el día del “hincha de Boca”. El fútbol femenino repudia tanta violencia machista.

En tiempos de balances, el fútbol femenino tuvo un 2018 positivo, tanto en el ámbito local como nacional. Ese balance positivo tiene diferentes aristas, y una de ellas tiene que ver con la permanente construcción de una actividad que tenga una impronta diferente, sin caer en los puntos más despreciables del tradicional fútbol masculino.

La intolerancia, seguida de violencia, es una de las principales características que provocaron la decadencia de este fútbol que avergüenza con una final única e histórica en Madrid. El fútbol de nuestras chicas debe y tiene que ser otro, tan pasional como el que ya conocemos, pero en la normalidad de la tolerancia y acuerdo ante fallos, aciertos y desaciertos humanos. Pero marcar ese camino no tan es fácil, la violencia machista esta vez se mostró por duplicado y dejó víctimas con cara y cuerpo de mujer.

Locura en Granadero Baigorria

“Belén Silguero es una futbolista oriunda de Capitán Bermúdez que integra el combinado de jugadoras de la región que representa a Argentino de Rosario en el torneo de Primera B de fútbol femenino de AFA. El pasado fin de semana, en Granadero Baigorria, participaba de un campeonato provincial con un equipo bermudense y fue brutalmente agredida por el padre de una jugadora adversaria”, así describe Criterio, un medio informativo de la ciudad de San Lorenzo.

En la descripción de los hechos destaca: “Tras el partido, la jugadora se retiraba del campo de juego con sus compañeras cuando recibió el impacto de un piedrazo en el ojo izquierdo, proveniente del padre de una rival del equipo de Venado Tuerto, que le produjo un severo hematoma y la llevó a una inmediata atención oftalmológica en un hospital público”.

Según el testimonio de Belén, el partido se desarrolló en “términos cordiales, pero el familiar de la futbolista rival no paró de gritar e insultar a las jugadoras del equipo de Capitán Bermúdez”. Para agregarle gravedad: “Estuve esperando una hora y media para hacer la denuncia y no me la quisieron tomar. Yo estaba muy mareada por el golpe en el ojo y mis compañeras me dijeron que al hombre lo demoraron pero después lo soltaron”, señaló Silguero en Radio Black de San Lorenzo

Teléfono Angelici

En otro acto de violencia institucional -y machista- en la Ciudad de Buenos Aires, una jugadora de Boca Juniors y la Selección Nacional fue protagonista de un acto represivo y violento desde donde se lo analice.

Yamila Rodríguez, la reconocida futbolista de Boca y protagonista con la camiseta albiceleste, se trasladaba el pasado miércoles desde La Bombonera al Obelisco, con la idea de seguir celebrando el “12/12”, popularmente conocido como el día del hincha de Boca. Según cuenta Yamila, junto a ella iban unas 30 personas rumbo al Obelisco, con el sólo objetivo de sacarse una foto frente al ícono porteño. “Nos siguieron 40 policías en moto, nos pegaron con el palo en la mano, nos amagaban con tirarnos balas de goma, había menores, nos apuraban”, cuenta la delantera xeneize. “A las chicas nos dijeron que nos saquemos la remera de Boca para llegar al Obelisco, nos quedamos en corpiño, en top, sólo queríamos una foto en el Obelisco”, narra en sus redes sociales.

Más allá de la violencia ejercida, las chicas llegaron y se sacaron fotos. La alegría no pudo ser reprimida, la foto lo dice, la foto indica que el camino es la alegría de otro fútbol. La cara de Yamila es la pasión en estado original, es el rostro de una jugadora que, entre otras cosas, nos regaló un gol para que nuestro querido fútbol femenino vuelva a estar presente en una Copa del Mundo.

El camino es con lucha, tolerancia, paciencia y alegría, mientras tanto nos gustaría saber qué opina Daniel Angelici. Si no se enteró el presidente xeneize, le informamos que estuvo involucrada una jugadora de su institución, en el día del hincha de su club. Su Justicia, tan rápida para algunas cuestiones de su amigo Mauricio, podría poner el ojo en estos violentos episodios.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here