Una selección en vuelo

0
83

Resumir en una o dos sensaciones lo que dejó la noche del jueves en Sarandí es una tarea tan compleja como la que ahora tiene el seleccionado de Panamá en su propia tierra. Pero en las palabras de las futbolistas y el DT intentaremos reflejar una victoria histórica.

Enviados a Buenos Aires: Ilena Manucci, Gastón Chansard, Gustavo Rodríguez (fotos) y colaboración especial de “Titi” Nicola.

Todavía los corazones latían muy acelerados, las miradas transmitían felicidad, las voces se amplificaban con gritos de desahogo, los brazos se estiraban a cada paso que daban, las piernas podían dar más, tanto como para jugar otro partido a la salida del vestuario, y esas cabezas, vaya a saber uno, hasta qué rincón de la infancia podían bucear en la emoción de la memoria.

Así andaban las futbolistas argentinas después del 4 a 0, como en un vuelo que todo lo puede atravesar. Así, con la felicidad clavada en su ser, Ruth Bravo y Estefanía Banini recorrieron los grises pasillos de la casa de los Grondona para sentarse junto al DT, Carlos Borrello, y contestar las preguntas de los periodistas.

“El fútbol femenino puede seguir creciendo, podemos demostrar que se puede hacer lo mismo que hacen los hombres, pero también nos quedamos con este grupo que luchó no sólo en este partido, ni desde la Copa América (abril 2018), venimos luchando desde hace mucho tiempo para vivir esto. Ojalá siga creciendo”. Con esas palabras la mejor jugadora argentina demostró que sabe conducir al equipo adentro de la cancha y tiene muy claro todo afuera.

Bravo, de gran tarea en la mitad de la cancha, ya había anticipado antes de jugar: “Panamá se tiene que preocupar más por nosotras, que nosotras de ellas”. Anoche, mientras escuchaba a su compañera, se frotaba el tatuado brazo derecho, se miraba las uñas pintadas de rojo panameño y miraba hacia los costados. Todos los síntomas eran de una chica relajada, cómoda, feliz de estar en el lugar donde cada futbolista argentina hubiese querido estar. “Como dijo recién Estefi (Banini), para nosotras todos los partidos con esta camiseta son importantes, aunque el de hoy, por todo el marco, haya sido especial”, destacó.

Guía

Carlos Borrello tiene la apariencia de esos tíos buenos, tranquilos, que guardan sabiduría y esperan transmitirla en el momento preciso, cuando las palabras tienen peso. Este entrenador conoce el fútbol femenino como pocos, desde aquel repechaje con México en 1998 a este 2018 exitoso, el DT tuvo idas y vueltas al frente del seleccionado. Anoche, cuando todo era alegría, el conductor técnico le contestaba a La Diez: “De la Copa América en Chile a este partido pasaron muchas cosas positivas, las chicas estuvieron muy unidas, nosotros (cuerpo técnico) las apoyamos, y desde la AFA se comprometieron a brindarnos más apoyo, y hoy hay que decir que lo hicieron”. De esa manera Borrello respondía nuestra pregunta: ¿Qué cambió desde aquel abril en Chile a este día en Arsenal?

Afuera de la sala de la conferencia de prensa las futbolistas seguían hablando, festejando e imaginando un Mundial que está a la vuelta de la esquina. Debajo de esa platea en la que estuvo “Chiqui” Tapia (presidente de AFA) y el entrenador interino de la selección masculina, Lionel Scaloni, los gritos de la santafesina (Cañada Rosquín) Belén Potassa rebotaban en las paredes y la muralla Cometti no para de atender periodistas.

Figura

Pero entre tantas luchadoras, una de las que se llevaba las miradas y felicitaciones más profundas de la noche era Eliana Stabile, la zurda que marcó dos de los cuatro goles. Cuando todavía estaba adentro del campo de juego era una máquina de recibir abrazos. Mientras tanto, familiares y amistades de la defensora que este año se fue a jugar a Colombia no cesaban en sus gritos desde la platea baja, le pedían la camiseta y que salga rápido para abrazarla fuerte, fuerte, muy fuerte, como ese zurdazo que clavó en el primer tiempo.

“La verdad que es una emoción enorme, no hay explicación para esto, ver toda esta gente y jugar de local en Argentina es muy importante para nosotras”, decía una y otra vez ante los medios. En diálogo con La Diez, la ex River y Boca dijo: “Veníamos muy concentradas en lo que veníamos a hacer acá. Era mucha presión el estadio lleno, es algo único y no se puede repetir. Vamos por el Mundial, ahí vamos a estar“, y se la llevaron los de seguridad porque anoche mismo tenían que volar, y ese vuelo no sería emocional.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here