Palabra de campeona

0
691

A pocos días de haber logrado un nuevo título con la UAI, Macarena Sánchez Jeanney habló con La Diez. Repasó su historia futbolística, analizó el presente, expresó sus deseos, destacó las carencias en el fútbol femenino, subrayó el machismo imperante, dijo que confía en la Selección y también nos contó de su futuro, que está vinculado al trabajo social.

Por Gastón Chansard

Desde chiquita jugaba al fútbol en Santa Fe. No había escuelitas de fútbol ni clubes que jugasen torneos que pudieran contener a esa pequeña que quería ser futbolista, aprender, entrenar, formarse físicamente o adquirir conceptos estratégicos del juego. Como el deseo era muy fuerte y la posibilidad estaba, la piba no dudo en buscar su destino en Buenos Aires. Y allá, donde se resuelven o agrandan los problemas, Macarena Sánchez Jeanney comenzó a trazar su camino en la UAI Urquiza.

-¿Jugaste en Santa Fe?
En Santa Fe jugué en la Universidad Nacional del Litoral, en Colón y en Logia, en ese momento no existía el torneo de la Liga Santafesina, por lo cual sólo entrenábamos y de vez en cuando amistosos. Justo cuando me vine a la UAI arrancó la Liga.

-¿Por qué te fuiste a Buenos Aires?
Porque acá es más competitivo, es el único torneo de AFA en el país.

-¿Te fuiste exclusivamente por el fútbol?
Por el fútbol, en 2012. Después se dio que el club también da becas de estudio y aproveché para estudiar, pero esa carrera la abandoné.

-¿Te costó adaptarte?
Uf, muchísimo. Me costó adaptarme a la ciudad y futbolísticamente también. Físicamente me costó mucho, el entrenamiento que tenía en Santa Fe no era el mejor y me encontré con que estaba muy fuera de estado.

-¿Cuándo estuviste apta para jugar?
Unos meses después de que llegue y empecé a jugar. Me fui adaptando con el transcurso de los partidos, pero me sentí bien física y futbolísticamente recién el año siguiente, en 2013.

– ¿Qué te dejaron estos años de fútbol en la UAI?
Muchos valores, aprendizajes que van más allá de lo futbolístico, muchas amigas. Conocí personas increíbles que me ayudaron a crecer y a formarme. Obviamente momentos en la cancha también, los campeonatos, las copas libertadores.

-¿Cuántos campeonatos ganaste?
Cuatro y una medalla de bronce en la Copa Libertadores de 2015.

– ¿Siempre jugaste en el mismo puesto o fuiste rotando?
Siempre de delantera.

– ¿Qué resumen podes hacer del último título ganado?
Fue un torneo con formato nuevo de ida y vuelta, más playoff. En el medio se paró varias veces porque la selección estaba compitiendo en la Copa América, por lo cual se tornó largo y difícil. Y la final fue complicada, porque empezamos perdiendo con Boca el primer partido (2-1), pero al ser ida y vuelta sabíamos que teníamos revancha (4-0).

-¿Cuál fue la clave de la UAI en este campeonato?
La clave de todos los logros de este equipo es la unión, la solidaridad y el compañerismo.

-¿Futbolísticamente con que soñas?
Con ganar la Copa Libertadores.

-¿En algo creció el fútbol femenino?
Va creciendo de a poco, va incorporando cosas torneo a torneo, pero aún falta.

– ¿Qué le haría falta para que mejore?
Escuelitas de fútbol femenino, federalizar el torneo de AFA y darle los recursos y herramientas de trabajo que la Selección Argentina necesita, como los entrenamientos durante todo el año, viáticos, partidos amistosos internacionales, etc.

-¿Cuánto de machismo tiene el fútbol femenino?
Muchísimo, como en todos los ámbitos. Pero en el fútbol es más visible porque desde siempre se catalogó como un deporte exclusivo de hombres.

-¿Qué le decis a los que todavía dicen que el fútbol es cosa de hombres?
Que abran la cabeza y entiendan que la mujer no está más estereotipada. Que la sociedad avanza y las mujeres conquistamos cada vez más derechos, esos que a lo largo de la historia nos negaron. Y lo mismo sucede en el fútbol. El fútbol es un deporte, un juego, y puede ser ejercido por cualquier persona.

-¿Cuándo dejes el fútbol te gustaría vincularte con este deporte desde otro lugar?
Sí, desde lo social.

-¿Dónde te ves?
Ligada a un fútbol femenino social, inclusivo. Estoy estudiando trabajo social, así que ese es mi objetivo cuando termine la carrera. Quiero ayudar a chicas de bajos recursos para que se inserten en la sociedad a través del fútbol.

-¿Las nenas están jugando más desde pequeñas?
En la mayoría de los casos empiezan a jugar de chicas. La diferencia es que no tienen un club para desarrollarlo, porque son pocos los lugares donde hay escuelitas de fútbol femenino. Entonces te encontras con que te rechazan y terminas jugando en la plaza.

-¿Cómo ves a la Selección para el repechaje del Mundial 2019?
Bien, le tengo mucha fe al equipo, demostraron que con pocos días de entrenamiento pudieron hacer muchísimo, es cuestión de que les den a las chicas la importancia que se merecen. Comparto equipo con varias chicas de la Selección y sé el esfuerzo que hacen. Ojalá puedan entrenar bien y hacer amistosos hasta que sea la fecha del repechaje. Van a dejar todo, ya lo demostraron.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here