Dejen jugar a Candelaria

0
1338

Se trata de una niña de 7 años que juega en el equipo de varones de Huracán de Chabás. Pero una disposición de la Liga Casildense de Fútbol amenaza con dejarla fuera de las canchas. 

Por Ileana Manucci

Chabás es una ciudad que se encuentra a 100 kilómetros de Rosario y cuenta con una población que supera, apenas, los 6 mil habitantes. Ahí, Candelaria juega a lo que más le justa: la pelota. Pero como le pasa a muchas otras niñas de pueblos y ciudades pequeñas, los clubes no les ofrecen la posibilidad de jugar en equipos femeninos, entonces deben hacerlo con sus compañeros varones.

Candelaria juega en Huracán de Chabas desde hace un año y medio, junto con sus amigos de la categoría 2010, una categoría que no tiene carácter competitivo, sino de pura formación y diversión en torno al fútbol. Justamente por esto es que sorprendió la decisión de la Liga Casildense de Fútbol que, por una resolución del Órgano Ejecutivo, le prohíbe jugar.

Gustavo Pasquinelli es el entrenador de Candelaria, y de las categorías infantiles del Club Huracán de Chabás, y en diálogo con Radio Más 99.7, indicó: “Yo hablé con el Secretario de la Liga y se me informa que era una resolución del año 2017 y que había sido resuelto con los delegados de los clubes, no se si por unanimidad, pero que era un tema resuelto que no compartan nenas y nenes estas divisiones”. Y agregó: “acá estamos hablando de algo que está más allá, porque hasta los 10 años, esto es y debe ser una actividad recreativa e inclusiva. Me parece hasta una locura que estemos discutiendo todo esto, con todo lo que se ha conseguido avanzar en temas de género”.

La resolución de la Liga donde expresamente dejan fuera de juego a las niñas.

Rosana, la mamá de Candelaria, fue quien viralizó la situación por la que está pasando su hija, en búsqueda de alguna respuesta por parte de la Liga para que dejen jugar a la pequeña.

“Desde muy chiquita pateaba tarritos, tapitas, bollitos de papel, hasta que un día tuvo su primera pelota y comienza una historia de amor como cualquiera pero muy especial”, comienza la carta que Rosana posteó en su perfil de Facebook. “¡Mamá quiero jugar! cuanto dude… tenía mucho miedo a que la lastimen, no quizás físicamente, sentí miedo al rechazo, usted vio cuantos prejuicios en nuestra sociedad, la mujer debe estar en la cocina y bla bla bla…Trate de convencerla de hacer otros deportes y empezó hockey, todos felices, hasta que la veía mirar allá a lo lejos el campo vecino, donde sus amiguitos pateaban la pelota. Otro día la perdí de vista en el parque y la encontré jugando un picado al que había pedido sumarse sin conocer los niños. Fue entonces que con su papá decidimos que empezara a entrenar en la inferiores de Club Atlético Huracán con sus compañeritos, tras la aceptación de los profes y de todo el grupo de niños. Ese día me di cuenta que Candelaria era feliz, nunca había visto esa carita, emocionaba verla, no quiere faltar nunca, y mucho menos a un partido, jamas llegar tarde, si es antes mejor, los trofeos son copas del mundo atesoradas en una repisa. Ama el fútbol”.

Foto: Sol Mascariño.

Cuando le comunicaron a la familia de Cande que la niña no podría seguir jugando, Rosana cuenta que fue una noticia dura de digerir y que les llevó un par de días poder contárselo. “Nos mataron… estuve dos días para decírselo. Es así que Candelaria ya no podrá jugar mas con sus amiguitos, ni vestir su número 3 del globo, ni ganar mas trofeitos para su repisa. Sus lagrimas me duelen mas que todas mis heridas, siento impotencia, bronca, mucha tristeza, no solo por mi Cande, sino por todas las Candes que vendrán seguramente con alguna historia parecida, una decisión arbitraria, no inclusiva, discriminatoria y cruel, que acribilla la ilusión de una nena que soñaba con aprender a tirar una chilena, como Ronaldo, dice… Esa es la inocencia que unos señores con algún tipo de cargo y quizás sin hijos, acaban de pisotear”, concluye.

Gracias al poder de amplificar mensajes que nos brindan las redes sociales, las palabras de Rosana tuvieron gran repercusión y esto motivó a que, apenas 24 horas después, directivos de la Liga la convocaran a una reunión para tratar el tema. “Nos llamaron para charlar, tienen la intención de arreglar las cosas y ver también cómo renovar el tema de las inferiores, para que contener a niños, niñas y adolescentes. Estamos contentos y esperamos con ansias la reunión de mañana”, indicó Rosana en diálogo con La Diez.

Además, comentó que el caso de Candelaria no es el único en la Liga Casildense. “Hay algunas otras niñas más que juegan y fueron notificadas de esto, no son muchas porque no tienen espacio y por los prejuicios, pero creo que esto puede servir para impulsar el fútbol femenino. Yo tengo esperanza de que ella tenga el espacio para seguir jugando, porque somos del interior y no podemos llevarla a Rosario, nos queda muy lejos”.

Por su parte, la Subsecretaría de Políticas de Género de la provincia decidió intervenir en su calidad de organismo de aplicación de la Ley provincial Nº 13.348 de Protección Integral para Prevenir, Sancionar y Erradicar la Violencia hacia las Mujeres, por considerar que se trata de una “situación de discriminación por género”.

Desde la Subsecretaría recordaron que tal situación vulnera derechos elementales de las personas, y de las mujeres y niñas en particular, reconocidos y protegidos por la Convención para la Eliminación de todas las Formas de Discriminación contra la Mujer, la Convención Interamericana para Prevenir, Sancionar y Erradicar la Violencia contra la Mujer, la Convención sobre los Derechos del Niño y la Ley N.º 26.061, de Protección Integral de los derechos de las Niñas, Niños y Adolescentes.

Los equipos de la Subsecretaría, a cargo de Gabriela Sosa, se comunicaron con la familia de Candelaria, poniéndose a disposición y ofrecieron los recursos técnicos de esta institución pública para acompañar a la niña y a todas las niñas que se encuentren en situaciones de discriminación por su condición de genero. También solicitarán a la Liga Casildense de Fútbol que revea la decisión, que va en contra de todos los avances logrados por las mujeres en la histórica lucha por la igualdad de derechos y oportunidades. “La Subsecretaria de Políticas de Género diseña y monitorea políticas públicas orientadas a la construcción de igualdad entre varones y mujeres, hacia la construcción de sociedades libres de violencia”, indicaron. 

Cande junto a sus compañeros de Huracán de Chabás.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here