«Necesitaba volver a casa, volver a Unión»

Tras tres años en el fútbol semiprofesional de AFA, Sofía Chemes pegó la vuelta. Luego de su paso por Racing y el SAT, la futbolista está de regreso en Unión. «Quiero volver a jugar desde el disfrute, la pasión, y recuperar ese amor por el fútbol que tiene el amateurismo», señala. 

«Feliz de volver a casa», dice el posteo -y la cara de felicidad en el césped del 15 de Abril- con el cual Sofía Chemes oficializó su vuelta al Tate. La futbolista había dejado el club de sus amores hace tres años, luego de ganar todo y siendo una de las referentas del plantel.

En aquel agosto de 2019 Sofía armó las valijas con rumbo a Avellaneda para sumarse a uno de los grandes del fútbol argentino, Racing. Allí tuvo la posibilidad de debutar y jugar en el torneo semiprofesional de la Primera División de AFA. Un gran paso para su carrera, en un momento histórico del fútbol femenino.

Tras ese paso por la Academia, en 2020 la jugadora continuó con su carrera ​en el SAT – Social Atlético Televisión y en febrero de 2022 firmó su primer contrato profesional con dicha institución.

Pero las vueltas de la vida y del fútbol la devolvieron a Santa Fe para ponerse nuevamente, y como desde que nació, los colores de Unión. «Había firmado contrato con el SAT hasta diciembre de 2022 y la verdad que fue un sueño cumplido, fue un pequeño premio a todo el esfuerzo y dedicación que le di al club, pero por una cuestión personal decidí rescindirlo», comienza contando Sofi en diálogo con La Diez.

Consultada respecto de los motivos que la llevaron a dejar el fútbol de Primera, la futbolista explica: «Vivir y jugar en Buenos Aires, lejos de tu familia, en una pensión, conlleva muchas cosas que van más allá del fútbol, es algo mucho más grande, es cambiar tu vida rotundamente, y si no estás preparada emocionalmente es algo difícil de afrontar».

Lo que dice Sofi no es algo raro ni nuevo para las futbolistas. Emigrar no es fácil y requiere de un esfuerzo y una constancia que no es fácil de mantener. Y eso, claro, termina repercutiendo en el rendimiento. «Decidí volver a casa porque no le podía dar el 100% al club y no correspondía tener un sueldo y un contrato si yo no podía rendir al 100. Hablé con los dirigentes, teníamos una relación excelente, la verdad que en lo humano el SAT es genial, te respetan mucho, te brindan todo el apoyo. Me dijeron que vuelva a casa, que sane, que vuelva a ser feliz y que tenía las puertas siempre abiertas».

Y ese volver a casa es el concepto clave: «Yo necesitaba volver a casa, con los míos… y volver a casa me lleva directamente a Unión. No tenía pensado jugar a la pelota por un tiempo, pero estar en mi ciudad, ir a la cancha, empezar a trabajar en la escuelita del club, es obvio que las ganas, la pasión y el amor por los colores me volvieron a tirar», explica Sofi, como si hicera falta.

-¿Qué te dejó tu paso por los clubes de Buenos Aires y la competencia en AFA?

-La experiencia fue tremenda. Fue algo muy grande lo que viví, justamente porque va mucho más allá de solo jugar al fútbol. El primer año en Racing fue un año de desarraigo, de estar lejos de mi casa, de salir de mi zona de confort. Yo acá en Santa Fe tengo mi familia, mis amigos, tengo a Unión, una vida muy armada, fue algo totalmente nuevo, no conocía a nadie, ni la ciudad, cambiar los colores. Me hizo crecer muchísimo como persona, como mujer, como compañera, como futbolista. Y en el SAT también adquirí muchos conocimientos y experiencias nuevas. Saco todas cosas positivas porque la he pasado muy mal pero eso fue lo que más me enseñó sobre responsabilidad, respeto, compañerismo. Creo que hoy soy otra persona. Y también crecí como jugadora porque la intensidad, el juego, la calidad que hay de rivales y de compañeras es tremendo, es muy alto el nivel, así que crecí en todos estos aspectos.

Autora: Titi Nicola | CC-BY-SA-4.0

-¿Creés que podés aportarle algo al equipo y al club desde esa experiencia?

-Creo que cada jugadora, más allá de su experiencia, le puede aportar algo a su equipo. La verdad que yo vuelvo a Unión con la idea de disfrutar, de volver a ver el fútbol desde el goce, que por ahí eso es algo que se pierde un poco en AFA porque ya es un trabajo, es profesional, hay muchas cosas en disputa, dinero, premios, ya lo que está en juego no es sólo el fútbol sino no volverte a tu casa. Entonces quiero volver a jugar desde el disfrute, la pasión, y recuperar ese amor por el fútbol, eso que tiene el amateurismo y que por ahí con la profesionalización se deja de lado. Si alguien me pide una opinión o algo referido a lo que viví, voy a aportar eso, pero la verdad es que volví con otra cabeza y quiero trabajar con humildad.

-Teniendo en cuenta el nivel de Unión tanto en la Liga como en las otras competencias en las que ha participado, ¿creés que está en condiciones -futbolísticas, técnicas, de preparación- de competir en los certámenes de AFA?

-Creo que Unión está, por un lado, muy preparado para jugar en AFA, y por otro lado no. Hay que trabajar muy profundamente en muchas cuestiones, que se pueden trabajar y que el club está preparado para afrontarlo, pero que aún no las tiene. Repito, jugar en AFA es mucho más que simplemente jugar. Como futbolistas tenemos que estar preparadas emocionalmente, mentalmente, entender que son otras las reglas de juego, que son otros los tratos, que no es tan fácil. En la Liga Santafesina muchas juegan para divertirse, para hacer un deporte, en AFA la competencia es otra cosa, se aspira a otras cosas, a un ascenso, a no descender, a llegar a la Selección, te televisan, hay otra presión, los dirigentes están mucho más encima porque es otro el ingreso y el gasto que tiene el deporte, entonces realmente la preparación es mucho más grande, como jugadoras, como cuerpo técnico, como dirigentes, como club. Hay que entender que AFA es algo gigante y que estar ahí va mucho más allá de tener un buen plantel, requiere una logística y una preparación muy grande. Creo que Unión podría hacerlo pero que antes debería preparase y si se prepara puede ser un gran candidato a jugar en ese torneo.

-¿Qué significa Unión para vos y cuáles son tus expectativas con esta vuelta?

-Es muy difícil explicar lo que significa Unión para mi. Fui muy feliz en Racing y en SAT, más allá de las cosas duras que me tocaron vivir, pero nunca en ningún momento mientras estuve en Buenos Aires me sentí en casa como me siento cada vez que entro a Unión, definitivamente es mi lugar en el mundo, es lo que me mueve, es lo que me hace más feliz -aunque también por ahí me hace renegar-, pero Unión es lo más grande que tengo. Vestir estos colores para mi es un orgullo, sea en la Liga Santafesina o en AFA, alentando en la tribuna al masculino, me genera mucha felicidad. Mis expectativas son disfrutar, del club, de mis compañeras, de estar en mi ciudad, mi casa, mi familia, vestir estos colores, no es lo mismo salir a defender un club que al club de tus amores. Quiero disfrutar de eso, de lo sencillo y lo simple de vestir los colores que uno ama y tener esa exigencia linda de que por este escudo tengo que dar el 100% si o si, pero ya desde otro lado, con otra cabeza, más madura. Quiero brindarle a Unión todo de mi pero desde el disfrute, el goce, de todo eso pasional que tiene el amateurismo y que extrañe tanto.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí