Es un sueño Mundial

Argentina venció por 3-1 a Paraguay por el tercer puesto de la Copa América y sacó el pasaje a la Copa del Mundo 2023. El partido fue una historia que tuvo todos los condimentos para amar al fútbol. 

Texto: Gastón Chansard.

Lo hizo en el último Mundial de Francia contra Escocia, anoche lo hizo en la Copa América.

El reloj indica que falta un minuto para llegar al tiempo cumplido, el sufrimiento de la tortura de los penales está muy cerca, pero hay un tiro libre a centímetros de la línea del área. Está Banini, está Bonsegundo, hablan, se ponen de acuerdo en la jugada, sueñan con ver la pelota en el fondo del arco, sueñan con estar en otro Mundial. Ya está, va la que jugaba con varones en Morteros, San Francisco y toda esa zona donde se comen los mejores salamines caseros del mundo. Estefanía sabe que la cordobesa tiene una pegada fantástica, está todo decidido. Es la pelota que tiene un boleto adentro, es la pelota. La «22», la que está «loca» de amor por la celeste y blanca comienza a irse de la escena, mientras tanto la «15» prepara en su botín derecho la pegada más «bonita». Corre, acelera y le pega, Banini también corre, solamente para distraer, pero como marcando el rumbo del tiro libre. El pie derecho impacta en la pelota, una compañera se tiene agachar en la barrera, es la importada que consiguió Portanova, Sophía Braun se tiene que tirar al piso para darle permiso a ese vuelo glorioso. Allá va la pelota, alejándose de todas, pero lo más importante, lejos del alcance de Bobadilla, la gran arquera paraguaya que se cansa de ser figura en San Lorenzo de Almagro. Parece que va a entrar, entró. Parece que vamos al Mundial, vamos.

 

Así llegó el 2 a 1, así se empezaba a sellar el pasaporte que llevará a la Selección Argentina a la Copa del Mundo 2023. Luego de sufrir un injusto 0-1, cada una de las futbolistas albicelestes dejaron hasta lo que no tenían para dar vuelta una historia que venía muy complicada. Bonsegundo, nunca mejor puesto ese apellido para la ubicación y la importancia del gol, fue una parte de una historia grande que antes y después de su gol escribió la mejor jugadora de la Copa América, Yamila Rodríguez.

Argentina le ganó 3-1 a Paraguay, salió tercera y clasificó al Mundial, pero el partido fue una historia de nervios, injusticias, un guiño de la suerte con una pelota que la vista de Vanina Correa la llevó a estrellarse al travesaño, sufrimiento extremo y felicidad. O sea, fue fútbol en su estado más puro, éxtasis total.

Primer tiempo

Si bien el combinado nacional dominó las acciones de juego mediante la posesión absoluta de la pelota y contó con mayores y más nítidas oportunidades de gol se fue al entretiempo en desventaja. Al minuto 38, cuando la Albiceleste estaba pasando por su mejor momento, llegó un disparo que Correa supo desviar para que la pelota pegue en el travesaño y termine en el córner. Llegó el tiro de esquina del sector derecho, la arquera santafesina no pudo cortar y cuando una paraguaya metió la pelota al corazón del área chica Romina Núñez, en el intento de despejarla, terminó por anotar el gol en contra.

Argentina, sin sus marcadoras centrales titulares (Barroso y Cometti), fue de menos a más. Encontró seguridad y confianza en la defensa, las marcadoras laterales empezaron a desprenderse un poco más, y las asociaciones entre Banini, Rodríguez y Jaimes empezaron a destacarse. Pero el fútbol es el deporte donde la lógica del rendimiento muchas veces no se refleja en el resultado.

Tiempo de gritar

Ya en el complemento, el cotejo mantuvo la misma tónica. Las dirigidas por Portanova fueron en busca del gol que marque la igualdad, pero las paraguayas se encontraron con los espacios lógicos que deja un equipo que está desesperado, y fue así que tuvo la jugada que pudo cambiar la historia: Jessica «Pirayú» Martínez sacó un disparo que se estrelló en el travesaño.

El guiño de la suerte estaba con Argentina. Y luego de tanto ir y merecerlo, llegó el empate tan ansiado en los pies de Yamila Rodríguez (77 minutos). La pelota salió desde el fondo argentino, la peinó Jaimes en la mitad de la cancha y la delantera de Boca puso quinta a fondo para definir con un toque magistral.

A un minuto del final, con el seleccionado nacional envuelto en confianza y un juego audaz, llegó el tiro libre de Florencia Bonsegundo y la locura total, 2-1. Sin embargo, las emociones para las futbolistas albiceleste iban a tener un capítulo más, ya que en tiempo adicionado otra vez Yamilia Rodríguez corrió hacia el arco paraguayo y ante la salida de la arquera la esquivó, definió con absoluta tranquilidad y todo lo demás ya es Mundial.

 

Síntesis

Argentina: Vanina Correa; Julieta Cruz, Sophie Braun, Miriam Mayorga y Eliana Stábile; Romina Núñez, Daiana Falfán y Flor Bonsegundo; Yamila Rodríguez, Soledad Jaimes y Estefanía Banini. DT: Germán Portanova.

Paraguay: Alicia Bobadilla; Limpia Fretes, María Martínez, Hilda Riveros y Camila Gómez; Ramona Martínez, Dulce Giménez, Fanny Godoy y Fabiola Sandoval; Rebeca Fernández y Jéssica Martínez. DT: Marcelo Frigerio.

Gol en el primer tiempo: 39m Romina Núñez (A) en contra.
Goles en el segundo tiempo: 33m Yamila Rodríguez, 44m Florencia Bonsegundo. 

Cambios: en el segundo tiempo, antes de comenzar, Marina Delgado por Cruz; 5m Fany Gauto por Godoy (P); 16m Lice Chamorro por Fernández (P) y Daysy Bareiro por Gómez (P); 18m Dalila Ippolito por Stábile (A); 40m Érica Lonigro por Jaimes; 46m Lourdes González por R. Martínez (P) y Lorena Alonso por Riveros (P).

Amonestadas: Bonsegundo, Stábile, Rodríguez (A); Godoy, R. Martínez, J. Martínez (P).

Estadio: Centenario, de Armenia.

Árbitra: María Victoria Daza Ortiz (Colombia).

El avance

Argentina sigue avanzando, con todo lo que ya sabemos y lo que no también, pero sigue avanzando. Aunque todavía le falta consolidar una idea de juego y ser un equipo más equilibrado, está muy lejos de aquel equipo ultradefensivo de Borrello. Se terminó el tiempo de los castigos por opinar distinto, están todas y obviamente que se podrán sumar otras al cabo de un año (como cualquier proceso de selección). Los festejos, las conferencias y hasta la imagen de un DT que fue achurado en su cabellera por las propias jugadoras hablan de una mejor convivencia, un punto que destacó Portanova en su primer contacto con la prensa.

La estadística nos habla de un progreso, los tiempos de posesión de pelota y pases bien dados también aumentaron, y los resultados dejan cuatro partidos ganados, dos perdidos, 14 goles a favor, 6 en contra y hasta ahora Argentina cuanta con la goleadora del torneo y una de las mejores jugadoras de la Copa América: Yamila Rodríguez. 

Esta vez no hubo Repechaje, eso también es un avance, es un tiempo que se gana para trabajar de otra manera, sin la presión de jugar un par de partidos a todo o nada. Ahora llega el tiempo de descansar, seguir el rendimiento de cada una de las jugadoras en sus clubes, observar otras, entrenar y armar la mayor cantidad de partidos amistosos.

La historia que están escribiendo estas mujeres tomará más dimensión en unos años, así funciona la dinámica de la historia. Pero mientras tanto, mientras el presente las alumbra, ellas irradian una luz en el futbol femenino argentino que ya nadie podrá apagar.

Argentina en los Mundiales

Argentina actuó en la Copa del Mundo en tres oportunidades. La primera fue en 2003, luego, participó en 2007 y, por última vez, en 2019. El conjunto nacional quedó eliminado en la etapa de grupos en las tres participaciones. En 2003 se fue de Estados Unidos sin sumar puntos, tras ser derrotadas por Japón (0-6), Canadá (0-3) y Alemania (1-6). En 2007 en China, se repitieron los resultados negativos contra Alemania (0-11), Japón (0-1) e Inglaterra (1-6).

En 2019 pudieron acumular sus primeros puntos con empates frente a Japón (0-0) y Escocia (3-3), aunque la derrota contra Inglaterra (0-1) les impidió avanzar a los octavos de final.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí