Ellas indignadas y desamparadas, él libre y trabajando

El lunes la Comisión de Ética de FIFA informó que decidió cerrar el caso que se inició en contra de Diego Guacci, ex técnico de las selecciones femeninas Sub 15 y Sub 17, por acoso sexual. El argumento es que “no hubo pruebas suficientes”. Este fallo despertó aún más la furia entre las personas vinculadas al fútbol femenino.

Una vez más un grave caso de violencia de género dentro del ambiente del fútbol pasa desapercibido para las autoridades encargadas de impartir algún tipo de justicia. El 6 de mayo de 2021 cinco jugadoras, asistidas por FIFPro, presentaron una denuncia en contra de Diego Guacci, quien fue su entrenador en las selecciones femeninas Sub 15 y Sub 17, River y UAI Urquiza por maltratos y acoso sexual.

La demanda colectiva fue elevada a la FIFA y se inició una investigación. Sin embargo, este lunes, la Comisión de Ética de la casa madre del fútbol mundial, decidió cerrar el caso sin sancionar al DT por «no contar con las pruebas suficientes» para acreditar los hechos por los cuales fue acusado. Dice esto, que no son suficientes las pruebas, no que es inocente. 

Todo el valor que reunieron y la revictimización a la que se sometieron las denunciantes, finalmente termina siendo en vano, porque Guacci no sólo no fue sancionado por el daño que causó sino que además sigue ligado al fútbol femenino como coordinador de la disciplina en Defensa y Justicia.

La FIFA no sancionará al DT argentino denunciado por acoso

Pero aunque por ahora cuente con el respaldo de la FIFA, hay algo de lo que el entrenador no puede escapar, y es la condena social.

En el momento que se conoció la denuncia, el nombre del acusado se mantenía en reserva para no “entorpecer” la investigación, pero ante una resolución tan injusta, la cara, el nombre y los hechos por los cuales se denunció a Diego Guacci inundaron las redes sociales y el repudio fue casi unánime en el ámbito del fútbol femenino.

Una de las primeras en compartir su indignación fue la santafesina Macarena Sánchez, quién fue dirigida por Guacci en UAI Urquiza, y escribió en sus redes: “El mensaje que deja la mismísima FIFA: no denuncien porque no les va a servir de nada, bánquense el acoso, el abuso y los malos tratos. Que triste y lamentable todo”. Además la futbolista de San Lorenzo citó algunos tuits viejos de Guacci pronunciándose en contra de la violencia de género, dejando en evidencia el cinismo con el que se manejaba.

La rosarina Luciana Bacci, que actualmente juega en Estudiantes de La Plata, también dejó un contundente mensaje: «ES UNA VERGUENZA. Un acosador sigue a cargo de jugadoras (algunas menores de edad). La impunidad enoja y MUCHO. Si las instituciones no hacen nada, que tenga la condena social que se merece. HAGANSE CARGO. Guacci, no vas a poder trabajar tranquilo nunca más. Basta de impunidad».

Uno de los grandes interrogantes que plantea esta situación es saber qué más necesitan las entidades que imparten justicia si los testimonios desgarradores son insuficientes, y la fuerte reflexión de Florencia Romero, de Racing, tiene que ver con eso: “Habrá que cambiar la estrategia, quizás con una camarita en la con… nos crean y tengan suficientes pruebas”.

Yanina Gaitán, entrenadora y ex futbolista, también comentó en Instagram su experiencia con Guacci, a quien acompañó en el cuerpo técnico de UAI. «Un sinverguenza! No puede trabajar más este tipo. Yo la pasé muy mal, me echó por decirle todo lo que veía mal… malos tratos y falta de respeto, irrepetible lo que decía… me terminó amenazando, si hablaba no iba a dirigir más».

Además de las futbolistas, gran cantidad de periodistas deportivas ligadas al fútbol femenino expresaron su repudio en redes ante la decisión de la FIFA.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí