Quinn y el fútbol para todes

«Estoy recibiendo mensajes de jóvenes que dicen que nunca antes habían visto a una persona trans en los deportes». Quinn se convirtió este viernes en la primera persona trans no binaria en ganar una medalla olímpica. Como integrante de la selección femenina de Canadá, consiguió el oro tras vencer a Suecia en la final de Tokio 2020.

«¿Esto realmente acaba de pasar?», publicó en sus redes Quinn, junto a una foto con su medalla de oro. Y si, eso que aún es impensable en muchos deportes y, sobre todo, en el fútbol masculino, pasó este viernes en el fútbol femenino, un ámbito que de diversidad sabe mucho.

A sus 25 años, Quinn se convirtió en la primera persona transgénero no binaria en ganar una medalla olímpica. Luego de empatar 1-1 con Suecia en el tiempo reglamentario, Canadá se impuso en los penales y consiguió así su primera medalla de oro.

El año pasado, le futbolista había anunciado públicamente su identidad como persona transgénero no binaria y que desde ese momento utilizaría los pronombres neutros (en inglés) They/Them.

«Salir del armario es difícil. Sé que para mí es algo que volveré a hacer durante el resto de mi vida. Como he vivido como una persona abiertamente trans con las personas que más amo durante muchos años, siempre me pregunté cuándo saldría del armario públicamente», escribió Quinn en su cuenta de Instagram.

«Quiero ser visible para la gente queer que no ve a personas como ellos en su feed. Eso me salvó la vida hace años. Quiero desafiar a la gente cis (si no sabes lo que significa cis, ¡probablemente eres tú!) para que sean mejores aliados. Es un proceso y sé que no será perfecto, pero si puedo animarte a empezar, entonces es algo».

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por Quinn (@thequinny5)

Esta no es la primera vez que le futbolista se sube al podio de una cita olímpica, ya que fue parte de la selección de su país que se quedó con la medalla de bronce en Río 2016 tras vencer a Brasil, nada más y nada menos.

Quinn es parte de la selección de Canadá desde juveniles y tiene una carrera que le ha llevado por el equipo de fútbol de la Universidad de Duke en Carolina del Norte, el Washington Spirit de la liga de Estados Unidos, el París FC de Francia y el Vittsjö GIK de Suecia. Actualmente es parte de la plantilla del OL Reign de la NWSL. Además de futbolista, Quinn tiene un título universitario en Biología.

Los Juegos Olímpicos más atípicos de la historia gracias a la pandemia, también quedarán en la historia por ser uno de los más inclusivos y donde una buena cantidad de deportistas LGTBIQ+ han sido visibles, abriendo así el camino para que millones de jóvenes gays, lesbianas, no binaries y trans-travestis en todo el mundo puedan también pensarse como deportistas, sin la necesidad de ocultar quienes son por miedo al rechazo y la discriminación.

«Estoy recibiendo mensajes de jóvenes que dicen que nunca antes habían visto a una persona transgénero en los deportes», dijo Quinn a la cadena CBC después de que Canadá eliminara a Estados Unidos en las semifinales. «El deporte es la parte más emocionante de mi vida. Si puedo permitir que los niños practiquen los deportes que aman, esa es mi lucha y para eso estoy aquí», confiesa.

Además de Quinn, en Tokio 2020 también compitieron Laurel Hubbard, mujer trans que representa a Nueva Zelanda en el levantamiento de pesas, y Chelsea Wolfe, ciclista trans de Estados Unidos.

El Comité Olímpico Internacional permite la participación de deportistas trans desde 2004, pero nunca antes habían competido tan abiertamente. Además de Quinn, Hubbard y Wolfe, hay otros que participan pero sin hacer pública su identidad. Las actuales reglas permiten la participación de mujeres trans si muestran niveles de testosterona bajos en los 12 meses previos y se pueden clasificar solo si pasaron cuatro años al menos desde su transición. Para los varones trans no hay requerimientos especiales.

El día del debut en los Juegos Olímpicos, Quinn señaló: «Me entristece saber que hubo deportistas olímpicos que no pudieron vivir su verdad. Me siento optimista por los cambios. Cambios en las leyes, cambios en las reglas, en las estructuras y en las actitudes«.

Pero al mismo tiempo puso sobre la mesa las dificultades aún presentes para el pleno ejercicio de los derechos de las personas trans-travestis. «Estoy consciente de las realidades. Las chicas trans no son admitidas en los deportes. Las mujeres trans enfrentan discriminación y prejuicios cuando tratan de cumplir sus sueños olímpicos. La lucha no se termina… Festejaré cuando estemos todes aquí».

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por Quinn (@thequinny5)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here