Grandeza y vergüenza

Megan Rapinoe le apuntó a la AFA por no estampar los nombres de las jugadoras argentinas en sus camisetas. Otro «descuido» más de los mandamases del fútbol argentino con el rama femenina. 

«Lo arreglé, pero realmente lo tiene que arreglar AFA». Esa frase, pero en inglés, es la que utilizó la futbolista norteamericana Megan Rapinoe luego de intercambiar camisetas con Yamila Rodríguez, al final del partido que terminó con la goleada de Estados Unidos sobre Argentina en la She Believes Cup.

¿Qué pasó? Pasó que las camisetas argentinas no tenían el apellido de las jugadoras estampadas en la espalda (como toda selección). Al observar ese «detalle», la mejor jugadora del mundo apeló al Photoshop y le puso el apellido de la jugadora de Boca Juniors, y publicó la foto y el texto en una de sus redes sociales.

Desde La Diez ya habíamos marcado la falta del apellido en el dorso de las camisetas argentinas, pero por suerte en esta lucha de nivelar la cancha apareció la enorme Rapinoe para que se entere el mundo.

No es un detalle menor, tampoco un simple capricho, es un eslabón más de la cadena de invisibilización del fútbol femenino en Argentina. Otro eslabón fue la falta de televisación que tuvo el torneo internacional en nuestro país.

Todavía falta mucho para lograr el verdadero interés de AFA por el fútbol femenino. Los pequeños avances en comparación a los años de máximo desinterés están muy lejos de conformar al fútbol femenino argentino, y mucho menos de ser suficientes como para abandonar la lucha para terminar con tanta desigualdad.

El fútbol femenino avanza a nivel mundial a velocidad de avión, en Argentina todavía seguimos en carretas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here