Una atajada como un gol

En su segundo partido del Mundial de Francia, Argentina tuvo que enfrentarse a otra rival con peso histórico y futbolístico: Inglaterra. Fue derrota por la mínima, pero el penal que Correa le atajó a Parris se gritó más fuerte que el gol del triunfo inglés. Revivimos el 0 a 1 ante Inglaterra.

Luego de la adrenalina del debut y del punto histórico ante Japón, la Selección Argentina dejó momentáneamente su sede parisina y se traslado a Le Havre, la ciudad a orillas del Canal de la Mancha donde disputaría el segundo partido del Mundial.

El rival era Inglaterra, una Selección con al menos dos décadas de desarrollo sostenido, con grandes jugadoras y un pilar importante en su potencia física; una de las candidatas a quedarse con la Copa del Mundo. En la corta historia de las participaciones de Argentina en los mundiales oficiales, ya había tenido que enfrentar a las inglesas en una oportunidad: fue una dura derrota por 6 a 1 en el Mundial de China, en 2007.

Antes, en aquel ya mítico Mundial de México en 1971, certamen que la FIFA no reconoció como oficial, la Selección de las pioneras había vencido a Inglaterra por 4 a 1, ante un Estadio Azteca colmado. «Ojalá consigamos el mismo resultado que las pioneras», había dicho con entusiasmo Ruth «Chule» Bravo en una conferencia de prensa, en la previa del partido.

Esa tarde del 14 de junio, en un Stade Oceane con 20.294 espectadores, Carlos Borrello retomó el planteo que ya había aplicado contra Japón y la Selección se plantó en defensa para sostener el ataque de Inglaterra.

Otra vez Agustina Barroso fue una de las figuras, con una defensa que se mantuvo en alerta durante todo el partido. Con la jugadora de Tandil como emblema defensiva, el elenco nacional aguantó la propuesta de Inglaterra, que sólo se dedicó a atacar, sobre todo por izquierda, con la velocidad de Beth Mead.

Vanina Correa, la arquera argentina, mostró seguridad en toda la primera etapa, pero tuvo dos momentos que la transformaron en la más destacada del equipo. A los 26 minutos, las inglesas avanzaron sobre el costado izquierdo de la mano de Greenwood, que cerca del área chica fue derribada por Ruth Bravo, quien se deslizó al piso y derribó a la lateral izquierda rival. Penal para Inglaterra, pero la arquera de Rosario Central se estiró y le tapó el disparo a la buena de Parris. Y si, se gritó como un gol.

En el segundo tiempo, Argentina siguió con el mismo plan, y en el inicio del complemento Correa tuvo otras dos atajadas para mantener el arco en cero. Pero a los 15 minutos llegó la apertura del marcador: Taylor definó sola frente al arco, después de un centro de Mead, que se escurrió por la izquierda y asistió de gran forma a la número 9, la goleadora de Inglaterra.

Fue el 0-1 final, pero con la frente muy en alto. Esa tarde, así como había sucedido con Banini ante Japón, la Jugadora del Partido volvió a ser argentina: Vanina Correa, claro. Luego del partido, el entrenador inglés Phil Neville sólo tuvo palabras de elogio hacia la arquera y señaló, además, que la diferencia entre ambos equipos eran los más de 15 años de desarrollo del fútbol en Inglaterra. «Yo creo que se acortaron diferencias entre ambos equipos, eso quedó demostrado hoy», indicó Correa. «Ellas tienen más potencia física, eso se ve, pero creo que quedó demostrado que acortamos mucho los tiempos. Hay que seguir trabajando así y seguramente en el próximo Mundial vamos a poder jugar más de igual a igual».

Pero una derrota es una derrota, y duele. En la zona mixta, ante los micrófonos, Soledad Jaimes se quebró y entre lágrimas remarcó: «Estoy orgullosa de mis compañeras. Espero que esto, de aquí en más, ayude para seguir creciendo en Argentina. Ojalá que las cosas cambien, porque hay chicas en nuestra Selección que son amateurs y estamos jugando contra profesionales. Jugamos contra una potencia como Japón y fue 0 a 0, con otra potencia como Inglaterra fue 1 a 0 y si nos dieran bola nosotras también podríamos ser una potencia».

Una síntesis para volver a vivir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here