Con el corazón en la boca

A un año del histórico 3-3 en Francia. Hoy recordamos una «levantada» que muy pocas veces se dio en una Copa del Mundo. Escocia ganaba 3 a 0, Argentina lo empató y dejaba abierta una luz de esperanza para pasar a la próxima fase.

La Selección llegaba a la última fecha de la ronda de grupos con un empate ante Japón y una derrota frente a Inglaterra. Si ganaba en la última jornada en París clasificaba de forma directa, si empataba debía esperar otros resultados, si perdía era despedida ese mismo día, el 19 de junio de 2019. El rival, Escocia, también se jugaba la última ficha en ese partido en el Parque de los Príncipes.

«Dejaron todo, perdían 3 a 0 y empataron 3 a 3. Y hubo un penal con el sistema VAR, y lo tapó la arquera escocesa. Y otra vez VAR, la portera se adelantó. Y otra vez Florencia Bonsegundo, la de Morteros fue, pateó y esta vez entró. No lo escribió Fontanarrosa, fueron ellas, las futbolistas argentinas que están escribiendo años de lucha y gloria». De esta manera comenzábamos la nota de aquel empate histórico.

Argentina terminó el primer tiempo con una derrota mínima, 1 a 0. El comienzo del segundo período fue peor. «El segundo tiempo amaneció con un gol tempranero para las escocesas (Beattie). Un golpe muy duro. Argentina no tenía reacción y Borrello sacaba a Estefanía Banini, a esa altura un cambio polémico. Y como si el 2 a 0 fuera poco, Escocia en el minuto 20 metió el tercero a través de un rebote (gran tapada de Vanina Correa) que conectó Erin Cuthbert».

La épica estaba en el vestuario albiceleste, en cada una de esas jugadoras que formaron un grupo inolvidable. «La historia parecía estar sentenciada, con ese resultado las escocesas acariciaban los octavos de final y las Albicelestes se despedían, pero hubo lugar para la hazaña. Milagros Menéndez, que había ingresado por Banini, descontó. Más tarde Florencia Bonsegundo sacó un remate desde media distancia que dio en el travesaño y terminó adentro de la valla rival por el rebote en la arquera Lee Alexander».

Los minutos finales fueron los más excitantes de la historia del fútbol femenino nacional. «Y cerca de cumplirse el minuto 90, Aldana Cometti cayó en el área y pidió penal. La jueza norcoreana Ri Hyang-Ok no sancionó falta hasta que el VAR la alertó. Tras revisar la repetición señaló el punto fatídico. Bonsegundo disparó débil contra la derecha de Alexander, que adivinó y evitó la igualdad. Sin embargo, el VAR otra vez llamó a la árbitra porque la guardameta se había adelantado. Y en la segunda ocasión Bonsegundo no falló».

Fundacionales

Después los resultados no le jugaron a favor al equipo nacional. El empate no le alcanzó para clasificar a octavos de final, pero le sobró para establecer un mojón histórico para el fútbol que vienen practicando las mujeres desde hace décadas y décadas.

«El torneo que hemos hecho es increíble. Solo quiero decirle a la gente que esto es fútbol femenino, que sigan apoyándonos porque en Argentina se respira fútbol, así que ojalá que podamos alimentarlo», destacaba Florencia Bonsegundo en un mano a mano con La Diez.

Quedamos con el corazón en la boca, pero con la frente muy alta.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here