La gran DT

Cintia Szeszko ama el fútbol como tantas mujeres, jugó desde chica, ahora es directora técnica y en pocos meses consiguió el ascenso con Peñarol.  

Desde pequeña se enamoró del fútbol en su barrio, El Pozo, y un día llegó a jugar en la Liga Santafesina. Una rodilla le jugó en contra pero no se alejó del fútbol, todo lo contrario, se tiró de cabeza al conocimiento del deporte, estudió y se recibió de DT. Fue una protagonista importante del Primer Congreso Nacional de Directoras Técnicas que se llevó a cabo en Santa Fe, armó un proyecto con Carlos Bochenek para meter al Club Peñarol en el fútbol femenino y le fue muy bien.

Se llama Cintia Szeszko tiene 33 años y en cada entrenamiento que se desarrolla en el Camping de la Unión Obrera Metalúrgica (UOM) pone en juego sus conocimientos; logró su primer título como DT en 2019, se sigue capacitando y va por muchos logros más.

El dato: fue jugadora de la Liga Santafesina cinco años, desde 2011 a 2015, en El Cadi entre 2011 y 2012, en Sportivo Guadulalupe entre 2013 y 2014, en El Pozo en 2014 y muy poco en 2015. Y en Santa Fe FC «jugué en 2018 (estaba sin dirigir y con los ligamentos rotos)».

1-¿Cuál fue tu primer vínculo con el fútbol?

-Desde los 5 o 6 años con mi vecino y amigo del barrio donde me crié (El Pozo), ahí empezó el amor por la pelota, y cada año crecía junto a ellos en las canchitas del barrio. A los 12 años ya no jugué más y en 2010 me invitaron a jugar en el equipo barrial de La Guardia (fue el primer equipo femenino, jugábamos los domingos detrás del supermercado Makro). Luego se nos dio la oportunidad de entrar en Liga Santafesina con El Cadi. Ese fue mi primer club. Y como DT fue en una escuelita de nenas en 2015, en El Pozo, luego de una lesión de rodilla. Ahí comencé a estudiar para ser Directora Técnica y a fines de 2016 Daniel Peter me ofreció la dirigencia de Juveniles de Santa Rosa de Calchines. Ese fue mi primer club como DT.

2-¿Por qué te inclinaste por ser DT?

-Porque debía seguir trabajando y no podía operarme. No podía alejarme del fútbol, estaba viviendo cosas que soñé de niña y dejarlo me resultaba muy triste. Hasta que un día fui a la Liga Santafesina y vi un cartel, me dije “tengo que hacer esto”. Y ahí empezó todo, quería hacer crecer el femenino y darle lo mejor formándome. Aprendí un montón, como jugadora crees que sabes mucho, pero cuando estudias te das cuenta que no sabes. Son cosas muy diferentes, miradas diferentes.

3-¿Cuáles son esas diferencias entre la mirada de una futbolista y una DT?

-Dedicación, responsabilidad, paciencia. Como jugadora pasas por alto esas cosas, por el simple hecho de que crees que no vas a llegar un poco más alto. Y como DT ves que sin eso no podes crecer. Trato de transmitirles a mis jugadoras eso, sobre todo a las más chicas.

Siento que puedo aportar todo mi conocimiento, por eso lo comparto con ellas. Lo que siempre les digo es que confíen en ellas mismas y en sus cualidades como jugadoras. Que sientan este deporte como la iniciativa de que la mujer puede hacerlo cada día mejor y romper barreras de prejuicios. Que sean libres, pero que jamás se olviden de ser constantes.

4-¿Los prejuicios siguen siendo los peores rivales en el fútbol femenino?

-Sí, totalmente, pero en relación a años anteriores hemos avanzado mucho, hoy se ven tribunas más llenas, canchas de fútbol 5 llenas de chicas, hasta pasas por una canchita de barrio y ves pibas pateando. Ahora a todo eso hay que darle un orden y proceso para seguir escribiendo la historia. Ese orden hay que encontrarlo desde los mayores dirigentes, AFA, FIFA, Ligas, clubes, y desde nosotros la parte que nos toca, aportando datos para que el crecimiento continúe.

5-¿Hay interés en las chicas de Santa Fe para ser dirigentas o entrenadoras?

-Se ve mucho más que antes, no puedo hablar por otros, pero desde mi persona y junto con mi compañero Carlos estamos trabajando en eso, sobre todo con nuestras jugadoras mayores, para que sigan siendo parte, para que se capaciten.

6-¿Qué nivel futbolístico hay en la Liga Santafesina?

-¡Muy buen nivel! No hay grandes goleadas como se veían en años anteriores. Se nota la evolución. Los equipos, tanto de la A como de la B, son competitivos, y eso te impulsa a trabajar más y mejor. Tranquilamente puede competir algún equipo de la liga contra uno de AFA.

7-¿Debería ser una DT la entrenadora de la Selección Argentina?

-Sí, hay muy buenas directoras técnicas, con grandes logros y mucho conocimiento. Sería bueno verla a Silvina Villalobos.

8-¿Cómo fue el surgimiento de Peñarol?

-Fue junto con Carlos Bochenek, nos conocimos en el Instituto, queríamos hacer algo diferente. Sabíamos de la existencia de este club barrial por medio de un amigo en común. Ahí fue donde pusimos manos a la obra y comenzamos en agosto de 2018 con pruebas de jugadoras, sumando a algunas ex jugadoras de Juveniles. Para octubre de 2018 habíamos visto más de 100 jugadoras de distintos puntos de Santa Fe. Luego comenzamos con prácticas más seguidas y eligiendo jugadoras para encarar el primer año liguista.

Carlos Bochenek junto a Cintia Szeszko.

9-¿Con qué receta llegaron tan rápido a Primera?

-Mucho trabajo, dedicación completa al objetivo y el haber elegido a las jugadoras correctas para ese desafío, tanto las que están adentro como las de afuera de la cancha. Se formó una gran familia comprometida.

10-¿Y ahora cómo trabajas en cuarentena?

-Trato de seguir trabajando en grupo, haciendo juegos, recordando trabajos de práctica y poniendo en práctica la información requerida. Individualmente aportamos a cada jugadora ejercicios aeróbicos para mantenerse y también charlo con ellas diariamente para saber cómo están llevando su día a día. Por otro lado compartimos charlas que nos llegan como invitaciones de manera online para que ellas puedan explayarse e ir adoptando conocimientos de otros. En lo personal trato de fortalecerme con cursos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here