Martina va tras su sueño

Foto: prensa Inadi

La pequeña oriunda de Morteros que está luchando para poder jugar con sus compañeros, estuvo en Buenos Aires y fue recibida por autoridades del Inadi. Buscan visibilizar el tema y ayudar a otras niñas que se encuentran en la misma situación. 

A principios de enero conocimos la historia de Martina Raspo, esta niña de 9 años nacida en San Cristóbal (Santa Fe) pero que hoy vive con su familia en Morteros (Córdoba). Marti juega al fútbol en el Club Tiro Federal y es la única mujer en un equipo conformado por 35 varones, ya que no hay equipo de nenas en el que pueda jugar. Cuando estaba terminando 2019, se enteró que no puede competir oficialmente por una disposición reglamentaria que les impide a las mujeres jugar en la liga.

Ante esta situación sus padres enviaron en diciembre una carta a las autoridades de la Liga Regional de San Francisco para que modifiquen el estatuto y permitan que pueda jugar. Hasta el momento las autoridades de la Liga no han dando una respuesta.

Por esto Martina y su familia están agotando todos los caminos y posibilidades para torcer esta injusticia que amenaza con dejarla fuera del lugar que más ama: la cancha de fútbol.

En la tarde del martes 18 de febrero, la titular del INADI, Victoria Donda, recibió a la familia Raspo en la sede central del instituto para continuar con las acciones legales y así lograr que la niña pueda competir junto a sus compañeros en la liga de Córdoba. “Creemos que el derecho a jugar es constitutivo de cada niño, niña, niñe y que hay que defender a las niñas para que puedan hacer realidad estas ganas que tienen de jugar al fútbol”, afirmó Donda.

La reunión contó, además, con la presencia de Paula Seminar y Daniela Fonseca del despacho de la diputada Gabriela Estévez, la directora de Políticas y Prácticas contra la Discriminación, Ornella Infante, el director de Asistencia a la Víctima, Demián Zayat y el coordinador de Delegaciones Juan Pablo Arburúa.

«Fue una reunión muy linda, intercambiamos ideas y se comprometieron a ayudarnos a que Marti pueda jugar antes de marzo, que es cuando se cierran los fichajes», señaló a La Diez la mamá de la pequeña, Carolina Bulac, luego de la reunión.

En la articulación con el Inadi buscarán visibilizar la situación que está viviendo Martina y que es la misma que transitan miles de niñas en todo el país, sobre todo en las ciudades y pueblos pequeños, donde los clubes no han incorporado el fútbol femenino y no tienen dónde desarrollarse.

Martina junto a Rocío Correa, jugadora de San Lorenzo.

La reunión fue satisfactoria, según relató Carolina, pero la mejor parte del viaje a Capital Federal vino después, cuando Martina se encontró en la cancha de San Lorenzo con Rocío Correa, la jugadora de las Santitas que desde el primer momento está acompañando a Marti en esta lucha.

«Me llegó este caso y desde que lo supe, no dude un segundo en ayudarla, visibilizar su caso y hacer cualquier cosa posible para que de ninguna manera haya otra Martina, nunca más».

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here