Por el camino de Alvear

El club del barrio Sargento Cabral incluyó en agosto del año pasado a «Georgi», una joven con discapacidad que encontró en el fútbol una herramienta para tener una vida más plena. 

Georgina Agostinelli padece un retraso mental moderado y físico producto de un alteración genética en uno de los cromosomas, tiene 22 años y desde agosto de 2019 concurre a la Escuelita de fútbol femenino que tiene el Club Alvear, a cargo de Romina Galleno y Leonel Agüero.

Según nos contó Jésica Vázquez, jugadora de Primera División de Alvear y coordinadora de la Escuelita, «los padres la mandaban a hacer distintos deportes y no quedaba en ninguno, pero con fútbol se enganchó». La futbolista aseguró que «es muy compañera y se hace querer enseguida. Es muy sociable y le encanta jugar al fútbol, y hacer goles más aún».

«Georgi» concurre a un Centro de Día que «promueve y protege los derechos y la dignidad de las personas con discapacidad». La web de la institución destaca que «busca contribuir a su participación, con igualdad de oportunidades, en los ámbitos en que se desarrolla». Y también habla de una «actitud de búsqueda permanente de oportunidades para las personas con discapacidad».

En su forma de trabajar subrayan que las «acciones se orientan a promover la autodeterminación y autonomía de la persona con discapacidad a través del establecimiento de redes de apoyo».

En ese contexto de trabajo Georgina se prepara para la vida adulta, y este jueves 16 de enero el Centro de Día preparó un encuentro en el Parque Garay donde Georgi va a contar y demostrar las actividades que realiza fuera de la institución.

Una vez más el fútbol femenino logró la inclusión. Es un camino más que puede transitar Georgi, lo de inclusivo es acción y es una causa que decidió abrazar el grupo de personas que comanda el fútbol femenino del Club Alvear.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here