Un punto y muchos interrogantes para cerrar el año

0
186

En el último partido del año, la Selección Argentina rescató un empate ante Colombia. Luego de un histórico 2019 para el fútbol femenino, el equipo nacional terminó jugando a puertas cerradas y sin televisación. ¿Es este el camino para el desarrollo de la Selección? La respuesta no les sorprenderá. 

Después de ganarle a Paraguay en Asunción la semana pasada, y hacer lo propio frente a Colombia el sábado, en el predio de la AFA en Ezeiza, Argentina volvió a medirse con el equipo cafetero y logró rescatar un empate 2 a 2.

Las dirigidas por Carlos Borrello no arrancaron bien el partido y a los 26 minutos Colombia rompió el cero con un golazo de Manuela Pavi. La ventaja se mantuvo hasta que a los 2′ del complemento Milagros Menéndez -había ingresado por Dalila Ippolito- consiguió igualarlo con ayuda de una rival.

Pero la alegría por el empate duró poco: dos minutos después Sara Martínez volvió a poner en ventaja a Colombia en un mano a mano con Correa.

Cuando el partido parecía morirse con el triunfo colombiano, llegó la última jugada y el milagro: la arquera de San Lorenzo metió un tiro libre al corazón del área y Menéndez no desaprovechó un rebote: con un fierrazo puso el definitivo 2-2.

Con este resultado, Argentina terminó invicta en esta fecha FIFA, con dos triunfos y un empate.

Este no es el camino

El partido se jugó en la mañana de este martes en el predio que Boca tiene en Ezeiza. Un partido como los de las (no tan) viejas épocas: un día de semana, en horario laboral, a puertas cerradas y sin televisación.

Así, de esa forma, jugó durante años la Selección Argentina, casi escondida, lejos de la gente, de las cámaras, de todo. El año pasado entendimos que el estadio de Arsenal lleno para verlas jugar y alentarlas, sería un punto de quiebre; y si a eso le sumábamos el auge que produjo el equipo durante el Mundial de Francia, escenas como la de hoy y el domingo no iban a volver. Pero volvieron.

¿Cuál es el proyecto de la AFA para su Selección femenina? ¿Hay un proyecto? ¿Cómo llegarán los mentados sponsors si los partidos son a puertas cerradas, sin TV? ¿Cómo les hinchas van a reconocer a sus jugadoras, a seguirlas, a quererlas, si no las pueden ver? ¿Qué injerencia tiene el DT y su cuerpo técnico en estas decisiones? ¿Y las jugadoras? Muchas preguntas, pocas respuestas.

Sabemos que cuando algunas referentes levantaron la voz, luego del Mundial, fueron apartadas del equipo. Ellas reclamaban por la necesidad de tener un (o una) DT con un proyecto claro, moderno, que las incluya, que las escuche y las ayude a desarrollarse, algo que, según declararon, no sucedía con la actual dirigencia técnica.

Lo cierto es que luego del Mundial, y aún con la obtención de la medalla de plata en los Juegos Panamericanos, el equipo -o los sucesivos equipos que paró en cancha el DT- nunca encontraron un funcionamiento estable y fluido, con una idea de juego. ¿El problema son las jugadoras? No parece. Argentina tiene grandes futbolistas y vienen surgiendo jóvenes promesas que en poco tiempo serán una firme realidad. Hay calidad, hay frescura, hay picardía, pero no parece haber un proyecto.

Se termina un año clave para el fútbol femenino, en el país y en el mundo. Mientras en Inglaterra la Selección de ese país juega en Wembley ante 77.768 personas y marca su récord de asistencia; nuestra Selección vuelve a jugar en campos de entrenamiento, solo ante un puñado de periodistas y no mucho más.

Estas pibas ya demostraron lo que son capaces de hacer y generar, metieron 11 mil personas en Arsenal y batieron récord de audiencia durante el Mundial. Lograron que el país las conociera y hablara de ellas. Entonces, ahora ¿cuál es el problema AFA?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here