Para ellos 100 mil pesos, para ellas nada

0
447

Las jugadoras de la Liga Paranaense reclaman igualdad en la asignación de premios y beneficios. Aunque tienen los mismos gastos y pagan la misma afiliación que los varones, ellas no recibirán premio económico. Este fin de semana hicieron banderazo pidiendo “nivelar la cancha”.

Por Ileana Manucci

Es la misma competencia amateur, pagan la misma cuota de afiliación, pagan el mismo monto a los árbitros en cada partido. La única diferencia es que ellos son varones y ellas son mujeres, y eso para la Liga Paranaense de Fútbol (LPF) parece ser una diferencia crucial a la hora de asignar premios: ellos van llevarse 100 mil pesos si son campeones y 30 mil si son subcampeones; ellas, por los mismos logros, apenas un trofeo y un diploma.

“De acuerdo a lo informado por el señor presidente de la Liga Paranaense de Fútbol, Alejandro Schneider, la solicitud de un premio económico no es viable para el año en curso, situación que fue atendida en reunión de delegados y presidentes en más de una ocasión”, fue la respuesta de la Comisión de Fútbol Femenino de la LPF -en una nota fechada el 29 de octubre- ante el reclamo por la desigualdad en los premios que percibirán los equipos que lleguen a la instancia final de los torneos masculino y femenino. Una respuesta sin fundamentación, porque simplemente no la hay. O si, el fundamento es el machismo.

Ante esto, durante el fin de semana, los equipos salieron a la cancha con una bandera para visibilizar el conflicto. «LPF, nivelemos la cancha», fue la consigna impresa, junto a un par de banderas del orgullo LGBTIQ+. Esto último no es un dato menor si de visibilidad hablamos. El fútbol jugado por mujeres, lesbianas, trans, personas no binarias, exige igualdad.

Uno de los equipos que se puso al frente del reclamo es Arenas FC, donde una de las figuras del fútbol femenino de la región, Carolina Benke, es jugadora, referente y fundadora. “Nos sentimos incómodas por esta decisión. Era algo que se sabía desde principio de año y veníamos alzando la voz por eso”, comenta, en diálogo con La Diez.

El equipo de Arenas FC con la bandera para visibilizar el conflicto.

La jugadora señala las irregularidades que suceden hoy en la Liga y que han suscitado diversos reclamos: “El masculino recibirá estos premios aún con las faltas económicas que tiene, hubo muchas reuniones porque hay deudas, equipos que se han bajado y armado otra liga por eso. Pero el femenino se ha mantenido, nosotras queremos que esté regido por esta institución (LPF) que está avalada por AFA”. Es decir: el femenino hace todos los esfuerzos por mantenerse dentro la Liga, paga lo que tiene que pagar y esa bolsa de dinero sólo repartirá premios para el masculino. Todo muy lógico.

Arenas FC arrancó en 2014 como escuelita para niñas y hoy es el primer club de la capital entrerriana destinado íntegramente al fútbol femenino. En mayo de este año recibieron en comodato un terreno para la práctica de sus divisiones y hoy son una de las punteras del torneo de Primera. Pagar los $5.500 de afiliación mensual a la Liga y los árbitros de cada partido ($850 por equipo), requiere de un gran esfuerzo. “Es loco pensar que al campeón masculino le van a dar 100 mil, al subcampeón 30 mil, y a la categoría femenina, que es la misma, no le den nada más que un trofeo, algún diploma con suerte. Esto lo charlamos, intentamos consensuar otras alternativas, que quizás una marca de indumentaria le dé al equipo campeón la ropa, los botines, o que se bonifique por un año ese monto de afiliación o el costo de los árbitros. Hay otras opciones. Además ese premio al masculino es una promesa que no sabemos si van a cumplir porque hay muchas deudas”, comenta Benke.

El femenino de la Liga Paranaense viene creciendo de manera constante en los últimos dos años y al actual torneo Clausura lo están disputando 13 equipos. La referente de Arenas FC señala al respecto que: “los equipos vienen trabajando mejor, en cuanto a técnica, a juego, algunos han sumado profes, se empieza a tomar con más seriedad y compromiso. Pero con la Liga seguimos teniendo algunas incertidumbres y falta de tomas de decisiones que procuren un crecimiento un poco más ordenado y organizado, que le de más de estructura”.

Entre las cosas a mejorar a futuro, según comenta Benke, está el de contar con divisiones formativas, de reserva, en cada club; y entre las cuestiones urgentes, además de una mejor organización general, hay algo básico: “no hay médico ni ambulancia en las canchas, si llega a haber algún accidente no hay nadie para que nos socorra. Es algo que hay rever para los próximos torneos”.

Benke jugando para el selectivo de la Liga Paranaense frente a su par de la Liga Santafesina.

Las que molestan

El fútbol es uno de las últimas trincheras en donde el machismo intenta resistir ante la conquista de derechos de los feminismos. Hoy parece ser más fácil llegar a ser presidenta del país que una jugadora efectivamente profesional.

Desde la Liga Paranaense dicen que las desigualdades en los premios responden a cuestiones económicas. Pero de 100 mil a cero hay un largo trecho y un toque de misoginia. “Creo que a ellos le molesta que nosotras tomemos partido dentro de la institución”, explica Benke. “Hace un tiempo el Consejo Federal mandó a que todas las ligas formen un departamento de fútbol femenino y supuestamente el año pasado habían conformado uno, pero hasta ahora no hicieron ninguna presentación oficial ni han llamado a representantes de los equipos para ponerlos en situación con eso, no se está trabajando a la par de nada ni con nadie”.

Que las jugadoras y referentas sean parte de las estrategias para el desarrollo del fútbol femenino es clave si queremos lograr un cambio real, profundo y que se sostengan en el tiempo. Ellas conocen el terreno -el de juego y el de los obstáculos para jugar- y su poca o mucha experiencia no se puede obviar. Benke resalta la rica historia que el fútbol femenino viene construyendo en la ciudad y en al zona: “Somos la ciudad de Paraná, tenemos un caudal de jugadoras importantísimo. De acá han salido futbolistas a varios lugares del país, como Agostina Holzheier (fue parte de la Selección Argentina Sub17 que ganó hace un mes la Liga Sudamericana disputada en Buenos Aires) y Sofía Schell (jugadora de UAI Urquiza desde 2015), hay mucha historia y tenemos mucha riqueza de futbolistas, pero si no tenemos el aval de un ente que nos patrocine, que nos acompañe, que nos ayude a desarrollarnos, es difícil. Y también es difícil cuando nadie se quiere involucrar, ni comprometer en esto, así que es compleja la situación”.

Para finalizar, Carolina Benke para la pelota y define con precisión y claridad: “Nuestro reclamo es porque ya estamos cansadas de que nos ninguneen, de que nos denigren, de que nos dejen siempre como último orejón del tarro. Hace un tiempo cancelaron una fecha sin decirnos las razones y después nos enteramos de que era porque el masculino adeudaba dinero; nos metieron en la misma bolsa, es todo bastante injusto. Creo que en el futuro las cosas pueden mejorar pero eso va a depender mucho de nosotras, las jugadoras, las profes, los profe y los dirigentes que son parte del femenino”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here