Se animó y ganó

Argentina ganó 1 a 0 en el segundo partido del Panamericano. Esta vez derrotó a Panamá y ahora está a un paso de meterse en semifinales. Después de un primer tiempo con demasiada cautela, en el segundo hubo cambios, jugó mejor y llegó al gol.

El seleccionado nacional fue de menos a más en la segunda presentación de los Juegos Panamericanos Lima 2019. En esta oportunidad tuvo que trabajar mucho más que en el primer partido (3 a 0 ante Perú) para quedarse con los tres puntos que lo ponen en las puertas de las semifinales.

Los motivos para encuadrar al partido con el término «complicado» pasan por dos puntos: primero, porque Panamá fue superior a Perú (como era de esperar), el equipo centroamericano ya había mostrado aspectos importantes de su juego en el reprechaje mundialista, sobre todo cuando jugó en su país. Segundo, el sistema cauteloso que preparó el DT Carlos Borrello, dejó en el banco a la juvenil Dalila Ipolitto (enganche) y puso a Miriam Mayorga, de juego más combativo.

Panamá mostró lo mejor de su repertorio en la primera etapa, con la delantera Mills como la jugadora más destacada y peligrosa del partido. Con juego más asociado provocaron los mejores pasajes futbolísticos de la primera etapa y con pelotas paradas llamaron a la acción a Vanina Correa, la gran arquera rosarina. La «1» fue llamada a intervenir y respondió con el mismo nivel que tuvo en el Mundial de Francia.

Más allá de la lucha y las ganas de las mediocampistas, al equipo nacional apenas le alcanzaba para emparejar el trámite, pero no para generar buen juego y provocar jugadas peligrosas en el arco panameño. En la primera etapa Argentina tuvo dos remates peligrosos en los que pudo haber abierto el marcador: uno de Yamila Rodríguez y otro de Larroquette.

En la segunda parte llegó lo mejor de las albicelestes, se paró en el campo de juego con la convicción de salir a ganar el partido y lo logró. Desde la actitud comenzó a inclinar la cancha hacia el área rival. A los 8 minutos llegó el primer cambio, toda una señal ofensiva: Ippolito por Coronel, y al poco tiempo llegó otra variante clave: Cabrera por Rodríguez, delantera por delantera. Tanto la «10» como la atacante de Boca ingresaron muy bien en el partido y le cambiaron la cara al elenco de Borrello.

En el mejor momento argentino llegó el gol a través de un tiro libre de Larroquette. La goleadora del certamen se animó, le pegó al arco y la pelota ingresó en el segundo palo. Iban 20 minutos y Argentina ganaba 1 a 0. El gol (hizo los 4 tantos en el torneo) llegó en el momento justo.

A partir de ahí el equipo nacional se consolidó en su juego y no dejó crecer a Panamá (solamente un disparo que pegó en el travesaño). Argentina jugó con los nervios del rival, manejó la situación favorable y hasta tuvo la oportunidad de aumentar el marcador.

Micaela Cabrera, Vanina Correa y algunas ráfagas de fútbol de de Dalila Ippolito fueron las figuras de un equipo que creció de un tiempo a otro. Ahora se viene Costa Rica (sábado 3 de agosto), con el objetivo de terminar primeras en el grupo y mirar más de cerca las medallas, algo que nunca logró.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here