Es ahora

0
304

Por Gastón Chansard

Hace escasos días Unión celebró el octavo título en la Liga Santafesina (se juega desde 2012) y hace un mes atrás ganó la Copa Santa Fe, al superar 2 a 0 a Rosario Central. No sólo es el amplio dominador en el terreno local, sino que se encargó de elevar la vara a nivel provincial.

El trabajo a lo largo de estos años brindó resultados notables, y eso es producto de un proyecto en conjunto que tiene a un coordinador general de fútbol femenino (Daniel Centurión), un director técnico (Ezequiel Durán), un ayudante técnico (Andrés Sánchez) y una profesora que se encarga de la parte física (Celeste Abba).

Ese grupo de trabajo tiene la mayor visibilidad en los logros obtenidos en Primera, pero también son los encargados de entrenar a las más pequeñas, las futbolistas de Reserva que tienen entre 12 y 18 años. En el enorme universo adolescente se cimienta el futuro de Unión, y ese es el mejor camino que pueda trazar todo el cuerpo técnico.

A las jugadoras que hoy están disfrutando de los campeonatos en algún momento habrá que reemplazarlas, y en ese recambio Unión cuenta con la posibilidad de darles oportunidades a las que vienen “de abajo”. De ese semillero Unión ya puede darse el gusto de sacar jugadoras para intercalar el banco de suplentes de Primera, algo fundamental para sostener el crecimiento de las más chicas y consolidar el proyecto en general.

Con este panorama, el Tate ya no necesita salir a buscar jugadoras de otros equipos, sólo se trata de fortalecer el trabajo con más preparación técnica, táctica y física. Consolidar ideas de juego, concientizar sobre las responsabilidades de ser deportistas y no dejar de ocuparse de la humanidad de nuestras futbolistas, las auténticas pilares de un crecimiento enorme del fútbol femenino nacional.

En ese punto, en el crecimiento de la actividad, sería muy importante que la dirigencia del Club Atlético Unión haga foco. Con el apoyo estructural y económico de la institución (y de la propia Asociación del Fútbol Argentino hacia los clubes de todo el país) el actual plantel podría competir en los campeonatos de AFA. Por nivel e infraestructura, el club está capacitado para comenzar a disputar encuentros de Primera División o Ascenso.

El faro rosarino

Rosario Central, al que Unión le ganó la final de la Copa Santa Fe, empezará a jugar en los torneos de AFA. La institución rosarina tomó una decisión importante, entendió la tendencia mundial y leyó a la perfección el mensaje que viene bajando Gianni Infantino (presidente de FIFA). En las Canallas está el ejemplo a seguir, a no dudarlo.

Unión cuenta con el recorrido de un camino que supo construir desde la nada misma. Ahora que ya lo conoce, ahora que se jugó un Mundial que ratifica un rumbo claro, ahora que hay una Selección Argentina que provoca la admiración de millones, ahora que explota el fútbol femenino en todo el país, ahora es el momento de proyectar el gran salto.

La predisposición al trabajo del cuerpo técnico y el compromiso de las jugadoras deberían ser los motores que enciendan a los dirigentes. Ojalá comiencen las gestionen en AFA para conseguir el suficiente apoyo para financiar un proyecto que sólo puede terminar en el éxito.

Y por último, que quede claro que atrás de Unión debería estar todo el fútbol femenino de Santa Fe porque, de ingresar a la AFA, nuestras jugadoras estarán en otro escalón, ese que las pondrá muy cerca de las puertas del profesionalismo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here