«Si nos dieran bola nosotras también podríamos ser potencia»

Luego del partido frente a Inglaterra las jugadoras argentinas pasaron por la zona mixta y hablamos con ellas. Tristeza, bronca y orgullo, todo por igual.

Por Ileana Manucci, desde Francia.

Otro partido vivido al extremo, jugado al extremo. Argentina salió a enfrentar a Inglaterra sabiendo quién es el rival: terceras en el ránking FIFA, tras décadas de apuesta por el desarrollo del fútbol femenino en ese país.

Fue otro partido en el cual Argentina no pudo salir a jugar de igual a igual. Pero el fútbol también es estrategia, eso se vio y dio resultados ante Japón, y estuvo cerca de ser igual de efectivo contra las inglesas.

«Sabíamos que iba a ser difícil aguantarlas porque ellas son diferentes a Japón, tiran más bolas aéreas, son rápidas, y lastimosamente nos embocaron en una, como pensábamos», señalaba Soledad Jaimes.

Pero una derrota es una derrota, y duele. Jaimes se quebró y entre lágrimas remarcó: «Estoy orgullosa de mis compañeras. Espero que esto, de aquí en más, ayude para seguir creciendo en Argentina. Ojalá que las cosas cambien, porque hay chicas en nuestra Selección que son amateurs y estamos jugando contra profesionales. Jugamos contra una potencia como Japón y fue 0 a 0, con otra potencia como Inglaterra fue 1 a 0 y si nos dieran bola nosotras también podríamos ser una potencia».

Sobre el trabajo de Correa y de todo el equipo, la delantera del Lyon indicó: «Vanina las salvó todas, si no hubiera sido por ella seguro perdíamos por más goles. Solo puedo agradecer a todas mis compañeras, porque ellas si que la pelean de verdad, sólo nosotras sabemos todo lo que pasamos en Argentina. Entonces las felicito a cada una de ellas».

Por otro lado, Agustina Barroso, quien nuevamente fue uno de los pilares de la defensa argentina -quien jugó con el tobillo resentido por un golpe en el primer partido- se refirió a las diferencias entre ambos equipos dentro del campo de juego: «Llega un punto del partido en donde la diferencia física se nota, más en los finales de los tiempos. La verdad que Vani nos salvó la vida, yo festeje la atajada como un gol nuestro, pero hay que ser conscientes de a quiénes estamos enfrentando, el lunes fue una potencia, hoy otra, y sabíamos que el Mundial iba a ser esto. Si bien la derrota duele, estoy feliz por este grupo».

Consultada sobre la importancia de los resultados obtenidos y las chances aún intactas de pasar de fase, Barroso señaló: «Se esperaba que nos golearan en los dos partidos. Hoy pudimos marcar un paso, dejar una huella muy grande. Vamos por buen camino pero nos damos cuenta que esto no alcanza así que hay que trabajar mucho más».

Una de las últimas en pasar por la zona mixta del Stade Océane fue la jugadora del partido, Vanina Correa. «Todavía no se disfruta haber sido la jugadora del partido, ahora estamos un poco tristes, quizás más adelante lo pueda disfrutar, pero ahora mucho no me interesa».

Luego del partido, el entrenador inglés Phil Neville sólo tuvo palabras de elogio hacia Correa y señaló, además, que la diferencia entre ambos equipos eran los más de 15 años de desarrollo del fútbol en Inglaterra. «Yo creo que se acortaron diferencias entre ambos equipos, eso quedó demostrado hoy», indicó la arquera argentina. «Ellas tienen más potencia física, eso se ve, pero creo que quedó demostrado que acortamos mucho los tiempos. Hay que seguir trabajando así y seguramente en el próximo Mundial vamos a poder jugar más de igual a igual».

Sobre las repercusiones en Argentina sobre la Selección y, en particular, sobre su actuación, Correa comentó que «estando acá no vemos tanto las repercusiones o lo que se dice en Argentina. Esperemos que de ahora en adelante las cosas sean más parejas. Si bien hoy no se nos dio el resultado, apostamos por esta lucha para que el fútbol femenino crezca en nuestro país».

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here