Orgullo, ovarios y gloria

Argentina empató 3 a 3 ante Escocia y espera dos empates en los grupos E y F para pasar de ronda. Después de perder 3 a 0 lo levantaron con goles de Bonsegundo (2) y Menéndez. Fue el partido más glorioso en la historia albiceleste de los Mundiales.

Dejaron todo, perdían 3 a 0 y empataron 3 a 3. Y hubo un penal con el sistema VAR, y lo tapó la arquera escocesa. Y otra vez VAR, la portera se adelantó. Y otra vez Florencia Bonsegundo, la de Morteros fue, pateó y esta vez entró. No lo escribió Fontanarrosa, fueron ellas, las futbolistas argentinas que están escribiendo años de lucha y gloria.

Argentina se acomodó en 5 minutos al partido, luego de que las escocesas le hicieron sentir la presión. Lentamente lo emparejó y comenzó a progresar en el campo de juego con la tenencia de pelota de Banini y la verticalidad de Bonsegundo por la banda izquierda. Y fue justamente por ese sector donde salió el centro que terminó en la cabeza de Larroquette, pero lamentablemente pegó en el travesaño. En el rebote no pudo Jaimes ante una buena intervención de la arquera de Escocia.

El fútbol es tan dinámico y vengativo, que en la jugada posterior las europeas tuvieron la mejor chance del primer tiempo, y la convirtieron. Tras una gran atajada de Correa ante un remate de Erin Cuthbert, en la continuidad de la jugada Kim Little empujó la pelota al gol. Iban 18 minutos y ganaba Escocia.

Argentina no bajó los brazos, aunque el partido fue más parejo. A través de algunas pelotas profundas el equipo de Borrello buscó la potencia de Jaimes, pero la cancha estaba demasiada rápida (llovió antes del juego en París).

Se fue el primer tiempo con la ventaja mínima, con esa diferencia que fue el gol que Escocia supo concretar y Argentina lamentar, con ese travesaño que todavía agradece el elenco europeo.

El segundo tiempo amaneció con un gol tempranero para las escocesas (Beattie). Un golpe muy duro. Argentina no tenía reacción y Borrello sacaba a Estefanía Banini, a esa altura un cambio polémico.

Y como si el 2 a 0 fuera poco, Escocia en el minuto 20 metió el tercero a través de un rebote (gran tapada de Vanina Correa) que conectó Erin Cuthbert.

La historia parecía estar sentenciada, con ese resultado las escocesas acariciaban los octavos de final y las Albicelestes se despedían, pero hubo lugar para la hazaña. Milagros Menéndez, que había ingresado por Banini, descontó. Más tarde Florencia Bonsegundo sacó un remate desde media distancia que dio en el travesaño y terminó adentro de la valla rival por el rebote en la arquera Lee Alexander.

Y cerca de cumplirse el minuto 90, Aldana Cometti cayó en el área y pidió penal. La jueza norcoreana Ri Hyang-Ok no sancionó falta hasta que el VAR la alertó. Tras revisar la repetición señaló el punto fatídico. Bonsegundo disparó débil contra la derecha de Alexander, que adivinó y evitó la igualdad. Sin embargo, el VAR otra vez llamó a la árbitra porque la guardameta se había adelantado. Y en la segunda ocasión Bonsegundo no falló.

Con este 3-3 histórico, Argentina espera por los partidos de mañana. Aún mantiene viva la esperanza de pasar de ronda siendo el peor tercero. Este jueves el plantel de Borrello estará atento a lo que suceda en los partidos Camerún-Nueva Zelanda (a las 13) y Chile-Tailandia (a las 16). Si allí hay empates, la Selección se meterá por primera vez en los octavos de final de un Mundial.

No hay muchas palabras para describir este momento histórico. A estas mujeres le sobran ovarios, lo vienen demostrando con su extensa lucha y hoy, en el Parque de los Príncipes, escribieron con mayúscula la palabra GLORIA.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here