«No quiero jugar en otro lado, si no soy feliz la plata no me sirve»

0
1932

La rosarina Virginia Gómez es una pieza fundamental de la defensa argentina. La «Chi» tuvo una gran actuación ante Japón, pero una molestia la dejó fuera frente a Inglaterra. Ahora está lista para Escocia. Sus orígenes, su amor por Rosario y los objetivos bien claros, en esta charla desde París.

Por Ileana Manucci, desde Francia

En la Selección Argentina sólo tres jugadoras se desempeñan en clubes que están por fuera del torneo de AFA, del cual participan equipos -hasta ahora- sólo equipos de Buenos Aires. Gaby Garton, arquera suplente, juega en su San Luis natal; Vanina Correa y Virginia Gómez lo hacen en Rosario Central, en la Liga Rosarina.

Virginia, además, es la única que nunca pasó por un equipo por fuera de la Rosarina. Esta defensora de 28 años criada en una familia muy humilde llegó a estar prácticamente retirada por dos años luego de una lesión en la que se rompió meniscos y ligamentos de la rodilla izquierda. Su equipo de ese momento no se hizo cargo y la economía familiar no pudo bancar la operación. La Chi empezó a trabajar para subsistir, se recuperó y, muy poco tiempo después, llegó a Rosario Central y a la Selección.

Hoy es figura y capitana de Central y pieza clave de la defensa del equipo de Borrello. Aún así, Virginia está desocupada. Por eso, por sus orígenes, por todo lo que pasó y está pasando, estar hoy en Francia es un sueño cumplido, para ella y los suyos. «Es imposible, yo no hubiera podido venir nunca a Francia. Incluso no conozco mucho de mi país, lo poco que conozco es por el fútbol. Nunca pude pagármelo, todo me lo da el deporte”.

El lunes durante el paseo, Virginia se sacó una foto con la Torre Eiffel y se la mandó a su hermana, «era su sueño conocerla», dice. «Estaba re contenta y me decía que ojalá algún día pueda venir, aunque sea viejita. Nuestra familia es así, nunca tuvimos en mente poder hacer estos viajes».

Lista para Escocia

Esa antigua lesión en la rodilla fue la que empezó a molestarla luego del partido frente a Japón, en su debut mundialista, y que la dejó fuera del enfrentamiento ante Inglaterra. Después de varios de trabajo, Virginia se entusiasma y dice: “Estoy bien, ayer entrene normal, así que estoy a disposición”.

Más allá del planteo táctico que finalmente decida implementar Borrello, todas las jugadoras están pensando en ganar: “Hicimos dos partidos muy buenos, ganamos un punto y estamos muy bien. El sueño sería ganar un partido. Ojalá que se nos dé con Escocia”, afirma Gómez. Según la defensora, esas buenas actuaciones le dan al equipo «un envión para pensar en que podemos ganarle a Escocia”.

Rosario siempre cerca

Este Mundial va a ser, sin dudas, una vidriera para muchas jugadoras que, de otra forma, jamás llegarían -o les costaría el doble- a los radares de las ligas profesionales del mundo. Es el caso de las argentinas. La buena actuación de Virginia en el debut, hace previsible esperar alguna que otra oferta.

Es la oportunidad que hoy todas esperan y que lamentablemente solo pueden proyectar fuera del país. Pero para Virginia eso no está entre sus prioridades. “No me quiero mover de Rosario. No quiero jugar en otro lado. Me lo preguntaron y dije que no. Yo pienso que si yo no soy feliz, la plata no me sirve de nada. Si no la puedo compartir con mi familia, con mis amigas… no podría estar afuera triste. Hace un tiempo no tenía para comprarme un par de zapatillas y yo era feliz igual. Lo tengo decidido. Rosario es mi lugar».

A la Chi le tirá su gente, le tirá Rosario y también los colores, la capitana de Central se quiere quedar en su equipo. Y mientras concentra con la Selección para jugar el partido decisivo frente a Escocia, un poquito de su atención también está en la Rosarina: Central y Newell’s tenían que jugar este lunes pero las lluvias hicieron que el partido se suspendieran. Virginia dice entre risas pero en serio: «Ojala siga lloviendo y se juegue cuando yo este de vuelta. Quiero jugarlo como sea”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here