Triunfo y conclusiones antes de Francia

El seleccionado argentino se despidió del público con una victoria por 3 a 1 sobre su par de Uruguay, en un encuentro disputado en el estadio Juan Gilberto Funes de La Punta, San Luis. Los goles fueron convertidos por Bonsegundo, Jaimes y Potassa. 

Pasó la despedida y Argentina ya tiene la cabeza puesta en Francia. La agenda dice que las futbolistas pasarán el último fin de semana con sus familias y luego encararán la semana final en Argentina para luego volar, el 31 de mayo, hacia Europa. Pero el encuentro ante el público argentino tuvo sus condimentos y conclusiones que valen la pena destacar.

Lo más importante es que hay una base de equipo que el DT no oculta. Y para un equipo, contar con esa información, es muy importante para fortalecer una idea de juego. En ese concepto de juego Borrello quiere encontrar una defensa sólida con una línea de cuatro: Sachs, Barroso, Cometti y Stabile. En esos apellidos Argentina busca una muralla, porque lo que viene en el Mundial será muy distinto a lo que vimos esta noche ante Uruguay. En Francia nuestra selección será atacada y las rivales (sobre todo Japón e Inglaterra) tendrán una enorme velocidad y potencia física.

Pero para sostener y darle confianza a las defensoras, desde el arco debe haber un sostén a esas virtudes. Y en el arco, más allá que hoy no empezó de titular, todo hace suponer que Vanina Correa será la titular. La experimentada rosarina esta noche tuvo dos buenas y una mala. Las buenas fueron tapadas que iban a terminar en gol, primero dando seguridad luego de un rebote en pelota parada, y la otra un mano a mano donde supo achicar espacios y desviar el descuento uruguayo. La mala fue una salida con mal cálculo que terminó con el gol de cabeza para Las Celestes.

En la mitad de la cancha aparece una clara línea de tres, con Bravo, Santana y Larroquette. Las tres que esta noche tuvieron una buena actuación deberán esforzarse al máximo para contener, pero además Larroquette también tiene la obligación de asociarse a la generación de fútbol. Y si de fútbol hablamos, Banini, que hoy no tuvo un gran partido, deberá ser la responsable de armar las mejores jugadas.

Por último, en la zona de ataque Argentina tiene una gran referente con Soledad Jaimes. La experiencia internacional y la potencia goleadora ilusionan con verla en un gran nivel en la Copa del Mundo. En tanto, Bonsegundo es la delantera que abre el juego y además tiene gol, dos condimentos que la hacen una gran jugadora y una carta importante para el juego albiceleste.

Superior

Con respecto al partido propiamente dicho, Argentina fue más en gran parte de los 90 minutos. Fue el equipo que propuso atacar durante todo el primer tiempo, mientras que Uruguay sólo atinó a cortar y defenderse.

El gol a los 18 minutos del primer tiempo de Florencia Bonsegundo provocó la tranquilidad necesaria para que Argentina busque más, y encontró otro tanto más a partir de las ganas y potencia goleadora de Soledad Jaimes (36 minutos).

En la segunda etapa las uruguayas supieron emparejar el trámite en la mitad de la cancha, y sin llevar peligro, al menos dieron batalla para no dejar jugar con comodidad a las volantes albicelestes. Con el correr de los minutos el partido se fue poniendo más intenso y con demasiado roce para un amistoso, tal es así que a partir de un codazo a Belén Potassa (ingresó por Jaimes) Argentina llegó al tercer gol. Falta adentro del área y penal que ejecutó con potencia la delantera de Cañada Rosquín.

El partido tenía algo más para dar, y era un gol para Uruguay a partir de una mala salida de Correa (gol de Lourdes Viana) y una enorme tapada de la arquera rosarina ante una delantera charrúa.

El encuentro sirvió para despedirse con el aliento del público argentino en la fría noche de La Punta (San Luis), pero por sobre todas las cosas fue una buena exigencia para saber dónde estar parado el equipo argentino a menos de tres semanas del debut mundialista. «No vamos sólo a participar, pero vamos paso a paso», sintetizó en conferencia de prensa el DT Carlos Borello.

Ya falta menos, hay un equipo, hay un plantel y hay esperanza de seguir creciendo. El Mundial es una vara muy alta, pero el objetivo, tal como lo dio a entender el DT, ya no es ir para ver cómo juegan las otras, Argentina tiene sus armas para hacer un papel más digno y conseguir ese triunfo que jamás tuvo en una Copa del Mundo.

Figura feliz

Al término del encuentro Soledad Jaimes se mostró muy contenta y dijo: «Es una gran alegría porque es la primera vez que juego con la Selección en Argentina, pero más allá de lo personal esto nos viene muy bien para seguir conociéndonos. En estos días que nos quedan vamos a seguir trabajando para llegar de la mejor manera».

Fotos: Prensa AFA.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here