El día que Freyre volvió a ser de Selección

0
1115

En las palabras emocionadas de César Carignano se resume la convocatoria de Alegra Risso al predio de AFA en Ezeiza.

César Carignano la rompió como futbolista en Colón de Santa Fe, y eso se puede afirmar cuando los hinchas recuerdan con una gran sonrisa el apellido de un ex jugador. A raíz de sus goles (27 en 77 partidos) fue convocado por Marcelo Bielsa para vestir la camiseta más importante de todas, la de Argentina.

El fútbol le regaló cientos de aprendizajes, y una vez que decidió retirarse comenzó a plasmar mucho de lo que mamó en libros, uno que juega desde hace algunos años y otro que está por salir a la cancha.

Lo que fue, lo que es y lo que será, está atado a fuertes raíces que nacieron en la pequeña localidad de Freyre (Córdoba), en el corazón de la cuenca lechera que comparten santafesinos y cordobeses. 

En la misma ciudad creció y empezó a jugar al fútbol Alegra Risso (12), la pequeña gran futbolista que juega en la Reserva de Unión de Santa Fe y que desde el pasado fin de semana se la puede considerar futbolista de la Selección Nacional. Demasiados sentimientos compartidos para que la «10» le ponga un gran pase al goleador. Y el «9» definió así:

«A los sueños no solo hay que soñarlos. A los sueños, además, hay que perseguirlos para poder vivirlos. Con amor, convicción y compañía se puede. Más aún cuando se sueña lo que la sociedad no entiende con naturalidad que pueda soñarse. En esas circunstancias el sueño es también una puerta hacia otra dimensión. Una dimensión, que en este caso, habla de igualdad y de inclusión, de vocación y de cambios de paradigmas. Un sueño que representa a muchos. O mejor dicho, a muchas.

Alegra Risso es freyrense y ama el fútbol desde siempre. Lo sueña pero también se anima a vivirlo con su familia acompañando. Y con ese desafío hace rato, más allá de su joven adolescencia, viaja regularmente a Santa Fe. En Unión, la pelota le ha sonreído y la ha estimulado a seguir, como su familia la estimula viajando a su lado, haciendo un esfuerzo que solo el amor tolera.

Y como ocurre cuando se sueña de verdad, cuando el viento viene de cola y cuando hay dedicación y talento, los deseos que se alcanzan son el punto de partida hacia otros nuevos.

Hoy Santa Fe ha conectado a Alegra con los colores de la patria. Hoy, Ale y Freyre son de Selección. Las juveniles y el predio de AFA en Ezeiza la esperan de impecable celeste y blanco. El viaje será más largo, pero la postal será la misma: una futbolista volando y una familia cuidando el vuelo.

No se puede saber cuántos sueños aparecerán en su vida futbolera. Tampoco cuantos cumplirá. Pero Alegra es fútbol, amén de cuanto vuelo levante. Es historia para el balompié del pueblo y es presente. Historia, porque nadie lo ha hecho antes. Presente, porque el fútbol femenino es hoy y ya no un mañana distante.

El punto no es que todas las mujeres jueguen al fútbol. El punto es que todas las que quieran hacerlo, tengan donde hacerlo.

Freyre sonríe este 11 de mayo de 2019. Y sonríe sin esperar títulos ni medallas en el camino de Alegra. Freyre sonríe porque la semilla de la inclusión tiene una referente en sus entrañas y eso será eterno».

César Andrés Carignano

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here