Finalmente la Liga Casildense de Fútbol decidió que Candelaria, la pequeña futbolista de Huracán de Chabás, podrá seguir jugando con sus compañeros al menos por dos años más.

“Todas estuvimos en esa cancha. Te dicen que sos muy chica, muy débil, que sos una nena. Tratan de romper tu confianza; pero la verdad es que la mayoría te tiene miedo. No de lastimarte; tienen miedo de perder contra vos. Te temen porque se ven a sí mismos y ven el pasado; pero yo te veo a vos y veo el futuro”, le escribió Ruth Bravo, jugadora de la Selección Argentina, a Candelaria en una muy emotiva carta, cuando se enteró de sus situación.

Anoche, finalmente, se conoció que la Asamblea de clubes que forman la Liga Casildense de Fútbol, definió de manera unánime que Candelaria podrá seguir jugando junto a sus compañeros varones. Según le comentó a La Diez su mamá, Rosana Noriega, aún no tienen el detalle de la resolución y no saben de qué manera se aplicará. Lo que trascendió, extraoficialmente, es que habilitarán a la pequeña a jugar hasta los 10 años inclusive, momento en que comienzan la etapa de competición y ya no se permiten equipos mixtos.

La Asamblea decidió, además, comenzar a implementar el fútbol infantil femenino, tal como lo vienen haciendo otras ligas de la zona, como la Rosarina o la Cañadense, para evitar que casos como el de Cande sigan apareciendo y las pequeñas tengan espacios para jugar y formarse, de la misma forma que lo hacen sus compañeros varones.

“Estamos muy felices”, comentó emocionada Rosana. “Ojalá esto siente un precedente para otras niñas en la misma situación de Candelaria”.

Un caso testigo, que desafió normativas vetustas que deben ser revisada para dar respuesta a las exigencias de un tiempo que sólo mira al futuro: las pibas son el futuro y las pibas quieren jugar al fútbol, hay que abrirles la cancha y dejarlas jugar. Ellas saben.

Cande no está sola

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here