Ese miedo si se puede ver, Camargo

0
172
Gabriel Camargo, presidente del Deportes Tolima y el Atlético Huila campeón de la Copa Libertadores de América.

Gabriel Camargo, presidente del equipo colombiano Deportes Tolima, dio muestras de su machismo y lesbofobia ante los medios de su país. La imagen de un fútbol que también se va a caer.

Parece que algunos añejos dirigentes de fútbol del continente están un poco ofuscados por la disposición de la Conmebol que les exige, para poder participar de sus torneos (Copa Libertadores y Sudamericana), que tengan planteles de fútbol femenino.

Esta medida, anunciada en marzo de este año, apunta a lograr el desarrollo del fútbol jugado por mujeres en Sudamerica, algo que muchos clubes no se han mostrado dispuestos a hacer por propia iniciativa, a pesar de la demanda cada vez más creciente de niñas y mujeres por este tipo de espacios.

En este marco fue que Gabriel Camargo, presidente del club colombiano Deportes Tolima, que en la próxima edición de la Libertadores tendrá como rival de grupo a Boca, hizo declaraciones discriminatorias, machistas y lesbofóbicas.

En un encuentro con periodistas, dónde fue consultado sobre la liga de fútbol femenina de Colombia, el dirigente se despachó diciendo: “Eso anda mal, eso no da nada, ni económicamente, ni nada de esas cosas. Aparte de los problemas que hay con las mujeres, son más tomatrago que los hombres, y fuera de eso, les cuento, es un caldo de cultivo de lesbianismo tremendo”.

Según Camargo, además, el Atlético Huila, flamante campeón de América luego de coronarse en la Copa Libertadores, está “arrepentido de haber invertido” en el equipo femenino, por estos “problemas” de las jugadoras.

Estas declaraciones repudiables no tardaron en recibir respuestas por parte del mundo del fútbol. Una de las primeras en pronunciarse fue Yoreli Rincón, figura del Atlético Huila y del seleccionado colombiano, quien en su cuenta de Twitter expresó: “Presidente Camargo, no se le olvide de dónde vienen sus hijos, de una mujer. ¿O quiere qué una futbolista le planche la ropa y le lleve los platos del club?”.

Al reclamo de Rincón se sumó Daniela Montoya, capitana de la Selección Colombia, que aseguró que Camargo es “muy descarado”. Además, agregó: “Se nota que no tiene mamá, ni hijas, ni mujeres en su familia, no sabe cómo dirigirse a una mujer, y que no tiene valores. Y mucho menos sabe qué es la palabra respeto”.

Paula Valencia, futbolista que fue parte del Tolima, se refirió a los comentarios sobre la orientación sexual de las jugadoras. “Pienso que es algo personal, que también sucede con los hombres pero que nadie habla de ello. De hecho hasta con entrenadores y nadie dice nada porque es eso, personal. Es muy respetable la vida privada de mis compañeras futbolistas”.

En el mismo sentido se expresó el ex futbolista argentino Juan Pablo Sorín, muy comprometido con el desarrollo del fútbol femenino en el país y en América.

Pero en tiempos de una revolución feminista que se extiende y crece por todo el mundo, las declaraciones misóginas de Camargo también resonaron en el gobierno colombiano. La Consejería Presidencial para la Mujer envió este viernes una carta al fiscal Néstor Humberto Martínez en la cual solicitan que se adelante una investigación al presidente del Tolima por sus declaraciones.

“Teniendo en cuenta las declaraciones discriminatorias y a todas luces violatorias de la Constitución Nacional y la Ley que hiciere Gabriel Camargo Presidente del Deportes Tolima, en un medio de comunicación de amplia difusión en contra de las Ligas Femeninas de Fútbol, y en general contra las mujeres que ejercen esta profesión, me permito de manera atenta solicitar a su despacho se adelanten las investigaciones pertinentes en el marco de sus competencias frente al caso concreto”, dice la misiva firmada por Ana María Tibirín Uribe, consejera presidencial para la Equidad de la Mujer.

También se pronunció al respecto la Vicepresidenta de Colombia, Marta Lucía Ramírez, quien apoyó la investigación de la consejera presidencial y además declaró: “El hecho de que hagan parte de un equipo, no las vuelve lesbianas. ¿Qué tal uno pensando que cuando los hombres están juntos es que son homosexuales? Y cualquiera que lo sea está en su derecho, eso hace parte de la vida privada”.

Pero Camargo podría tener aún más problemas, ya que según el Código Disciplinario de la Federación Colombiana de Fútbol, le cabría una sanción por sus dichos. En el inciso 4 del artículo 72 se habla específicamente de las declaraciones de los miembros de la dirección de un club y se contemplan sanciones de “veintidós (22) a cuarenta y cuatro (44) salarios mínimos mensuales legales vigentes y la prohibición de ejercer cualquier actividad relacionada con el fútbol de tres (3) a seis (6) meses”.

“El fútbol va a ser de todes o no va a ser”, cantaban las pibas en la cancha de Arsenal, cuando la Selección Argentina jugó el partido repechaje para el mundial ante Panamá. Y es hora de que Camargo y todos los dirigentes que siguen menospreciando el fútbol femenino, y a las mujeres en general, lo sepan.

Sin desarrollo, sin apuesta, sin inversión, el fútbol femenino nunca logrará los réditos económicos que estos empresarios reclaman, a ellos que sólo les importa el dinero.

A las jugadoras, además del deseo de vivir de lo que les gusta, las mueve el deseo de jugar, de correr detrás de una pelota, de sentir esa libertad de ser lo que quieren ser. Y si en ese ser está el amor por una compañera, también hay que dejarlo ser. Por suerte el fútbol femenino es menos careta en eso que el masculino.

Aguante el fútbol, las pibas, las tortas y el amor en todas sus formas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here