Paola Soto es la titular del Consejo Federal de Fútbol Femenino en AFA. Tiene la fuerza del viento patagónico, pelea por el crecimiento de la disciplina en cada provincia Argentina y entre tantas cosas sueña con un equipo del interior jugando la Copa Libertadores de América.

Por Gastón Chansard.
Fotos: Gustavo Rodríguez.

Empezó a jugar al fútbol cuando la barrera de los 30 años ya estaba superada. El Club Defensores de la Ribera de la ciudad de Rawson (Chubut) fue el que le posibilitó jugar los primeros partidos, “un día sale la idea dentro de la comisión de damas del club para armar un equipo de fútbol femenino, y como obviamente no estábamos federadas empezamos a jugar en los interbarrios; se coparon los profes del club, los dirigentes y así arrancamos con la Liga Barrial, y ahí nos pasábamos todos los sábados, con nuestros hijos, con las reposeras y con todas nuestras cosas para empezar a caminar en mi inicio con el fútbol femenino”. La protagonista es Paola Soto, presidenta del Consejo Federal de Fútbol Femenino en AFA.

En un mano a mano con La Diez, la referente que tiene el fútbol femenino del interior en AFA, habló de sus inicios, del gran presente, del protagonismo que debe tener la mujer y de la lucha por un futuro con más logros para las que estan de este lado de la avenida General Paz.

Cuando la chubutense recuerda sus primeras imágenes con la pelota no duda en contestar: “creo que juego al fútbol desde que nací, mi papá desde el día que nací me enseñó a amar la pelota”. Y le salta el orgullo y tira: “mi papá es un grande, yo tengo 40 años y en esa época no era normal que un papá incentive a una hija a jugar a este deporte tan lindo”. En los recuerdos de Paola está el barrio y los amigos, “tuve la oportunidad de criarme en un barrio muy lindo, donde la mayoría de mis amigos jugaban al fútbol, no había otro deporte y en mi vida no cabía otro deporte, no recuerdo mi vida sin fútbol y siempre recuerdo el fútbol con varones”.

-¿Cuándo pudiste imaginarte que podías jugar al fútbol con mujeres?

No me lo imaginaba, recién con el fútbol barrial nos animamos muchas, pero de grandes. Después llegó el desafío de armar el fútbol femenino en nuestra Liga y en muy poco tiempo se juntaron diez equipos con más de 200 mujeres ya federadas.

-¿Cómo fue empezar a jugar al fútbol femenino en la Patagonia?

Yo siempre recuerdo un equipo que eran mis ídolas en el Barrial y cuando ellas formaron el primer equipo como federadas pasaron a ser las primeras campeonas. Las Panteras llevan muchos años jugando juntas y armaron el equipo de Independiente de Trelew y fueron campeonas. En la Patagonia es muy difícil jugar, además de los inconvenientes de infraestructura también nos complica el clima, quizás somos más fuertes en el futsal que en el fútbol 11, por eso hoy estamos tratando de implementar el futsal de AFA porque tenemos muchas jugadoras.

-¿Cuándo aparece Paola Soto, la dirigente?

Foto: Redacción El Chubut.

Aparece cuando pisé la Liga, ese día tuve que decidir, el presidente de mi Liga fue muy claro, “o se es dirigente o jugadora”, y a mí me pareció muy claro y correcto lo que me decía, porque no te podes poner una camiseta cuando tenes que defender la de todos los clubes, es muy ético, pero me costó mucho porque una ama lo que hace, ama jugar al fútbol y nos había costado ser federadas y tenía que dejar de jugar. Pero valió la pena el sacrificio, el esfuerzo, fueron cuatro años de mucho trabajo, sentimos la responsabilidad del lugar que nos dieron, sentimos que había que trabajar mucho para que no quede en una categoría en la que éramos todas grandes y a los dos años se fuera el fútbol. Empezamos a trabajar seriamente con cada uno de los clubes, mostrarles a los padres que valía la pena llevar a las nenas a jugar al fútbol y hoy la mayoría de las jugadoras de la Liga del Valle las podes ver en Primera y son las que juegan en el Sub 14 y Sub 16 de la Liga de Desarrollo Conmebol. Cuando comenzamos éramos jugadoras entre 24 y 40 años y hoy las más chicas tienen 13 años. Comenzamos con 200 y hoy tenemos más de 500 federadas.

-¿Cómo llegas a la AFA y a la presidencia del Consejo Federal?

Llego porque me animé y estaba en el momento justo. Hace dos años y poco más, cuando se estaba dando la reestructuración de AFA, había una reunión en mi Liga, donde iba a estar presente el presidente del Concejo Federal, varios presidentes de diferentes Ligas de la Patagonia y algunos más de otras ligas del país. Yo fui a darle una mano al presidente de mi Liga y nada más, pero estando en una reunión vi la oportunidad de preguntar, levanté la mano, me presenté y le consulté sobre el crecimiento del fútbol femenino en el interior del país, porque desde acá crecíamos en volumen pero nos faltaba organización. Le dije que teníamos que organizarnos, que teníamos que tener un lugar dentro de las Ligas, porque eran muy pocas las que habían abierto las puertas hasta ese momento, y el presidente del Consejo Federal de AFA me dijo que tuviera paciencia, que estaba en los planes de Claudio Tapia, pero que debía esperar hasta las elecciones para terminar de reestructurar la AFA. Y apenas asumieron acomodaron todo, nos llamaron, cumplieron con su palabra y hoy llevamos más de un año trabajando con una libertad increíble. Viajamos por todo el país, hablamos con todas las Ligas, trabajamos en conjunto con la secretaría de Desarrollo de AFA, tenemos la oportunidad de estar en contacto con Conmebol, tenemos una manera de trabajar muy linda, porque trabajamos en conjunto con el Departamento infanto-juvenil y con Futsal, y eso tiene que ver con una política de apertura de la AFA hacia el fútbol femenino. Hoy el fútbol femenino depende de nosotras, de las referentes, de las jugadoras y de todas las personas que estamos dispuestas a trabajar. Lo que no se hizo antes ya está, ya fue, hoy hay que mirar que tenemos abiertas las puertas de AFA, del Concejo Federal, de las Ligas y de los clubes. Hay que meterse, trabajar y descubrir este futuro que se ve en esta clase de torneos (Liga de Desarrollo Conmebol).

-¿Qué es lo que más necesita el fútbol femenino de las mujeres?

Necesitamos que las mujeres se preparen, faltan las dirigentes, las preparadoras físicas, las directoras técnicas.

-¿Qué es lo que más faltan de lo que nombraste?

Directoras técnicas. Hoy llegó el momento de estudiar, de prepararse y de trabajar seriamente. Personalmente estoy estudiando, yo estoy haciendo la carrera de coaching, porque descubrí que es muy necesario dentro de los equipos, los seleccionados y en los grupos de trabajo. Pero además de todo esto hoy las jugadoras tienen una responsabilidad, esto ya no es más juntarse a jugar con amigas o amigos, hay que vivir el fútbol con el respeto a las estructuras de los clubes, ellas debes entender eso y defender con seriedad y responsabilidad ese hermoso rol que les toca.

Para todos y todas las que dudan sobre el crecimiento del fútbol femenino, Paola Soto aseguró que son cerca de 20.000 futbolistas federadas las que salen a las canchas del interior del país. Estamos haciendo un censo en todo el país, las Ligas tienen que terminar de cargar todos los datos para tener el número exacto. Y con respecto a las Ligas que tienen fútbol femenino, la titular del Consejo Federal dijo que ya son algo más de 90. En total, la AFA tiene registradas 223 Ligas.

-¿Cuál es el proyecto más importante para 2019?

Tener el Torneo Nacional de Clubes y poder lograr un lugar en la Copa Libertadores de América para un club del interior. Ese es mi sueño, es un proyecto que ya lo armamos, lo presentamos y lo estamos hablando. Ojalá que cuando la Conmebol decida darle un lugar más a la Argentina, ese lugar sea para el interior, porque las chicas del interior nos merecemos jugar ese tipo de torneos y además le daría un semillero mucho más grande para la Selección Nacional. En el interior del país la disciplina está creciendo mucho y nuestras nenas, en torneos como los de la Liga Desarrollo Conmebol, lo demuestran.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here