La selección nacional cumplió satisfactoriamente el primer objetivo: le ganó por 4-0 a Panamá. Aunque el resultado parece sentenciado, todo se define el próximo martes en tierras panameñas. La síntesis del partido en la sección «10 TV».

Enviados a Buenos Aires: Ileana Manucci, Gastón Chansard, Gustavo Rodríguez (fotos) y Ana Clara Nicola (fotos – videos). 

Todo salió como se esperaba y se soñaba. Un estadio colmado, ruidoso y cantando hasta hacer arder las gargantas, fue el marco para una victoria contundente de las dirigidas por Carlos Borrello.

El partido, cómo era de esperarse, arranco con nerviosismo e impresiciones, pero de a poco Argentina le fue encontrando la vuelta y tomando el protagonismo que su condición de local le exigía.

A los 10 minutos del primer tiempo llegó la primera chance de Argentina para abrir el marcador, pero la suerte fue esquiva: la arquera Bailey le detuvo el penal a la capitana Estefanía Banini. El rebote le cayó a Mariana Larroquette, pero la pelota no quería entrar: palo y afuera.

Lejos de caerse anímicamente por la mala suerte, la selección nacional fue a buscar la revancha. Y el primero grito de la tardecita llegó. A los 21 minutos, luego de una gran jugada colectiva, Belén Potassa habilitó -sin tocar la pelota- a Larroquette que con un potente remate consiguió el primer grito.

Con la garganta todavía caliente, a los 27 minutos, llegó el segundo de Argentina. Eliana Stabile tomó la pelota y metió un fuerte zapatazo, a más de 30 metros del arco. Imposible para la arquera panameña, que la vió entrar rosando el travesaño.

Ya en el complemento, las albicelestes bajaron la intensidad, aunque nunca dejaron de buscar el arco de Panamá.

Cuando ya se jugaba el tiempo adicional, Estefanía Banini desparramó rivales a pura gambeta y conectó con el arco panameño, aunque el travesaño le negó el gol. Pero atenta al rebote, Yamila Rodriguez, que había ingresado por Potassa, le rompió el arco a Bailey. Era el 3-0 y la cancha era una fiesta.

Pero todavía quedaba tiempo para más. Panamá se quedó con dos jugadoras menos y un nuevo penal para Argentina llegaba para coronar una noche ideal: Stabile agarró la pelota y con decisión metió el cuarto.

Ahora si, no había tiempo para más. Pitazo y desahogo final. Argentina acaricia la clasificación al Mundial de Francia y el martes en Panamá, quiere volver a festejar.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here