“Los que nos dicen que no podemos jugar son una piedrita más”

0
816

Hace una semana publicamos en La Diez la historia de Candelaria y desde ese momento las muestras de apoyo para que pueda seguir jugando al fútbol con sus compañeros de Huracán de Chabás no pararon de crecer.

Entre esas manifestaciones, apareció la de la más grande, esa que los medios llaman “la Messi del fútbol femenino” pero que para nosotras tiene nombre y apellido propio: Estefania Banini.

La nota que publicamos llegó hasta a Estados Unidos, donde Banini juega profesionalmente en la liga más importante del mundo y la rompe en el Washington Spirits.

Al enterarse de lo que está pasando la pequeña de Chabás, Estefania decidió enviarle -por mensaje privado en Facebook- una carta a la mamá de Cande, Rosana Noriega, que acá reproducimos:

Hola Rosana:

Me presento, soy Estefanía Banini jugadora de la selección Argentina de fútbol además de jugar en Washington Spirit de EEUU, la mejor liga del mundo de fútbol femenino. Participe en mundiales de fútbol de salón, jugué en Valencia de España, Coló Coló de Chile, pero todo este currículum deportivo no hubiera existido sino te cuento que soy de Mendoza, salgo de un club de barrio llamado Cementista y un gran equipo femenino, Las Pumas.

Con tu permiso me gustaría que le hicieras llegar esta pequeña carta a tu hija.

Hola Candelaria:

¿Cómo estás?

¿Sabes quién soy? Yo te cuento…

Me llamo Estefania Banini, tengo 28 años y soy jugadora de la selección Argentina de fútbol.

En este momento juego muy lejos de Argentina, estoy en EEUU, ¡muy al norte!

Para llegar acá tenés que viajar en avión como 15 horas. Te cuento que juego en una liga profesional de fútbol, Washington Spirit se llama mi equipo.

También jugué en España, en el mismo país que juega Messi (estoy segura que a él si lo conoces).

Te cuento un secreto:

Cuando yo tenia tu edad quería jugar al fútbol y tampoco me dejaron, ¡porque jugaba con hombres! ¡Me dijeron que por ser mujer no podía!

Y sin importar lo que me dijeron, entendí que lo más importante en esta vida es hacer lo que nos hace felices, sin lastimar a nadie pero contra todos ellos que no nos dejan soñar tranquilas!

Entonces entrené y jugué con más fuerzas todos los días, para cumplir mis sueños y también para demostrarles a ellos (quienes me decían que no podía), que era solo una prueba más.

Esas personas son rivales ¡como en el fútbol!

Tenemos que seguir gambeteando, defender, correr, transpirar hasta que logremos sacarnos ese rival y así poder hacer un gol.

Quiero decirte que sigas creyendo en tus capacidades, que sigas entrenando, jugando y pateando tantas tapitas o piedras posibles encontradas en tu camino.

¡PORQUE TODOS LOS QUE NOS DICEN QUE NO PODEMOS JUGAR NO SON MÁS QUE UNA PIEDRITA MÁS!

¡Te mando un abrazo muy grande y espero verte pronto jugando en una liga profesional!

Estefi

La carta llegó a Candelaria, “le brillaban los ojitos”, nos cuenta su mamá. “Se siente tan importante porque le mandan audios, mensajes, fotos. ¡Está feliz! Y el sábado jugó y metió un partidazo, parecía muy enchufada”.

Rosana también nos cuenta que desde hace una semana no para de recibir mensajes, tantos que no llega a verlos ni responderlos a todos. “No doy abasto. Ojalá salga algo positivo de todo esto”, indicó.

Por el momento, Candelaria sigue jugando con sus compañeros, al menos hasta fin de año. Luego, el futuro y los sueños de Cande estarán en manos de una asamblea que convocará la Liga Casildense de Fútbol, donde todos los clubes deberán consensuar si permiten que la pequeña siga jugando sin fichar, hasta la edad de competencia (12 años). “Si aceptan yo tengo que firmar que me hago cargo de cualquier seguro, desligando a la Liga y clubes. Me dijeron que no me prometían nada”, comentó Rosana.

Habrá que esperar hasta fin de año para que esa asamblea se expida sobre el tema. Mientras, Candelaria, y todas las Candelarias del país, necesitan apoyo para poder seguir jugando. ¡No están solas!

Por el derecho a jugar

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here