Haciendo escuela

0
219

Este sábado 26 de mayo, en La Vuelta del Paraguayo, se realizó un encuentro de escuelitas de fútbol, con niñas de entre 6 y 13 años.

La mañana soleada le dio el marco ideal a una jornada a puro fútbol en La Vuelta del Paraguayo, donde hace de local El Pozo.

Allí, antes del inicio del Primer Torneo Oficial de Reserva de la Liga Santafesina, tuvo lugar un encuentro de escuelitas, al cual llegaron gran cantidad de niñas junto a sus profes y familias.

Desde las 10.15, las pequeñas jugadoras de Unión, UNL, Club Deportivo Nobleza y Barcelona Juniors, se encontraron en la cancha para disputar una serie de partidos amistosos con el fin de compartir la pasión por el fútbol que las une y continuar con su formación en este deporte.

Aunque en la primera división de la Liga todavía no hay mujeres dirigiendo equipos, en las divisiones inferiores las DT vienen asomando, a fuerza de talento y trabajo.

Gisela Giustini, más conocida como “la Pitu”, está a cargo desde este año del entrenamiento de las chicas del Club Deportivo Nobleza, de Recreo. “Este fue nuestro primer encuentro, fue muy lindo y ya nos vamos con amistades”, comentó la Pitu al final de la jornada. “La idea es que las nenas vayan teniendo conocimientos para, en un futuro, poder integrar el equipo de primera y estar en los pre selectivos y selecciones”. Respecto del crecimiento del fútbol practicado por mujeres, comentó: “hoy hay un boom y se las ve a las nenas muy interesadas. A ellas les digo que el fútbol es de todos, ni femenino ni masculino. Yo empecé en febrero en el club y hoy ya me aparecen nenas de 3 años queriendo patear la pelota, te morís de amor cuando vez algo así porque antes era algo más cerrado. Verlas hoy desde tan chicas jugando me pone muy feliz”.

Gisela Giustini, Mara Domínguez y Ana Vega, las mujeres al frente de las escuelitas.

En el mismo sentido, la encargada del semillero tatengue, Mara Domínguez, comentó: “El número de nenas jugando es cada vez mayor y eso es lo más importante para el crecimiento del fútbol femenino. Hay que hacer mucho hincapié en las escuelitas, en que los clubes den lugar a la formación, porque es lo que después va a abastecer a la primera división”. Domínguez ya ostenta su título de DT y desde hace cinco años entrena niñas de entre 5 y 13 años en Unión. Aunque reconoce el trabajo sostenido desde la institución, insiste en que aún falta más apoyo y reconocimiento por parte de todos los clubes y dirigentes. “Somos siempre las mismas y es todo muy a pulmón; hay que hacer que los clubes empiecen a darle más importancia a todo esto”, concluyó.

Ana Vega es profe de Educación Física y hasta el año pasado jugaba en UNL, hoy, a punto de recibirse como DT, entrena a las peques de la Universidad. “Nos vamos conformes con la jornada porque las nenas esperan ansiosas este encuentro. Nosotras entrenamos una vez a la semana, así que estas oportunidades para ellas están buenísimas”. Al igual que sus colegas, Vega resaltó el presente del fútbol femenino: “en estos últimos años veo un cambio muy grande y ahí es importante el apoyo de las familias, antes era como un tabú que las nenas jueguen al fútbol y ahora ya se ve como algo normal, que hasta en las escuelas se practica, ojala que siga así”.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here