Gisela Bosso, una autoridad en ascenso

0
854

Árbitro, jueza de línea, licenciada en Educación Física, ella es del sur de la provincia de Santa Fe y hoy disfruta de la Superliga. “Estoy viviendo un momento de felicidad plena”, le dijo a La Diez.

Gisela Bosso pertenece al SADRA (Sindicato de Árbitros Deportivos de la República Argentina), y debutó en noviembre de 2017 en el fútbol de la Superliga Argentina como segundo asistente del juez Ariel Penel, en el partido que disputaron Olimpo y Godoy Cruz, en Bahía Blanca. La temporada 17/18 del fútbol profesional de Argentina dejó en la lista de estrenos, además de Gisela, a Mariana De Almeida y Gisela Trucco.

Además de participar en el fútbol grande, la última fecha de la Superliga también tuvo otra buena noticia para las chicas: en el encuentro entre Patronato y Banfield por primera vez en la historia fueron asistentes dos mujeres, Mariana De Almeida y Gisela Bosso.

La Diez habló con Gisela, la referí nacida en Labordeboy -un pueblo del sur santafesino-. “Estoy viviendo un momento de felicidad plena, haber llegado a una de las metas propuestas me genera una gran alegría, es inexplicable, son varios sentimientos hermosos que se me cruzan a diario”, destacó.

-¿Cuántas cosas tuviste que pasar para llegar a este presente?

Las cosas que pasas en el arbitraje son las que te van formando y esas experiencias son las que te hacen crecer. Se pasa por varias situaciones y eso también te sirve para crecer en la profesión. Hay situaciones que te llevan a preguntarte si estás para árbitro o dejas todo.

-¿Por qué te inclinaste por el arbitraje?

El fútbol femenino, años atrás, no era tan difundido como ahora. A mí siempre me gustó el fútbol, vivenciarlo, practicarlo, sentirlo, y la manera que encontré de insertarme fue a través del arbitraje. Mi abuelo fue deportista amateur y de la familia heredé esos genes. Yo soy licenciada en Educación Física, actualmente trabajo en la escuela pública. Un día me comentan de ser árbitro, y me dije “por qué no”, es la manera de estar más cerca del deporte, así que me acerqué a un colegio de árbitros, probé cómo era, de qué se trataba y cómo funcionaba. Y a partir de ahí aprendí a cómo reaccionar, a conocer nuevas cualidades físicas, morales y a ser fuerte psicológicamente. Y acá estoy, en la categoría más alta del fútbol argentino. Mi abuelo debe estar orgulloso, sólo me pudo ver y acompañar hasta el momento que le di la noticia que me recibí de árbitro nacional. Ya no lo tengo, pero se que me acompaña siempre. Gran parte de lo que me está pasando se lo debo a él.

-¿Te hicieron sentir el machismo en el fútbol?

Obvio que sí, pero hoy en día la mujer está siendo más respetada y está ocupando un lugar que para el hombre era “intocable”. Este cambio se ve en varios lugares, en diferentes rubros. Al árbitro de por sí se lo tiene que respetar, por ser el que aplica la reglas, más allá de ser mujer u hombre.

Paso a paso

La historia de Gisela indica que comenzó a dirigir el torneo Argentino B (el actual Federal C y B), al principio fue asistente y luego árbitro principal (2011) en dichas categorías.

El 9 de abril de 2013 firmó contrato con AFA y fue designada como asistente en el torneo Federal A.

El 17 de junio de 2016 debutó en la Primera B Nacional (Juventud Unida de Gualeguaychú – Independiente Rivadavia de Mendoza).

El 20 de noviembre de 2017 debutó en Primera División de la SuperLiga (Olimpo – Godoy Cruz).

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here